Miércoles, marzo 29, 2017

Impuesto de renta en Colombia, contra las clases medias y los pequeños y medianos empresarios nacionales

Impuesto de renta en Colombia, contra las clases medias y los pequeños y medianos empresarios nacionales

Shirley Jiménez Osorio, investigadora del Grupo de Economía

y Políticas Públicas de CEDETRABAJO Cartagena

La actual reforma tributaria presentada por el gobierno de Santos apuesta a la reducción de los impuestos directos, que son aquellos que se pagan dependiendo de la capacidad de pago de las personas o las empresas. Entre estos está el impuesto de renta, uno de los más importantes en la estructura tributaria del país, que se estima disminuiría en 1,8 billones en el año 2017 y 1,2 billones en el año 2018. La comisión de expertos contratada por el gobierno nacional para analizar este asunto recomendó aumentar el recaudo en personas naturales, aumentar el número de contribuyentes y las tasas; por otra parte, planteó que se debía disminuir el recaudo en personas jurídicas, es decir, reducir el impuesto de renta a las empresas.

Este impuesto tiene tres componentes, retención en la fuente, declaración de renta y pago efectivo del impuesto a final de año. La retención en la fuente, que es una forma de pagar anticipadamente el impuesto antes de que finalice el año gravable, es un descuento mensual que hace el empleador (para el caso de trabajadores) sobre un ingreso base gravable que resulta de descontar a los ingresos totales unas exenciones, como salud, pensión y otras rentas; actualmente la retención en la fuente se realiza en personas que tengan un ingreso gravable mensual de 2.800.000 pesos, con la nueva reforma tributaria los trabajadores que tengan ingresos gravables de 1.500.000 comenzarán a realizar retención en la fuente.

Un asalariado que obtenga ingresos mensuales de 2,7 millones y que tenga las exenciones básicas que menciona el estatuto tributario, actualmente no alcanzaría a pagar retención en la fuente, pero con la nueva reforma, y si no varía en gran medida la cantidad de rentas exentas que pueda tener en el mes, lo más probables es que, terminará pagando un retención aproximada de 37.535 pesos cada mes. Personas con ingresos base gravables mensuales de 3 millones de pesos pasarán de pagar 28.500 mensuales de retención en la fuente a 222.000 pesos mensuales con la nueva reforma tributaria.

En cuanto a la declaración de renta, con la nueva reforma más colombianos tendrán que hacer este trámite aunque no tengan que pagar a final de año, actualmente declaran personas con ingresos brutos superiores a 3,4 millones, con el cambio, a partir de ingresos brutos mensuales de 2,7 millones, tendrá que hacer la declaración. Por otro lado, el pago efectivo anual del impuesto de renta quedará de la siguiente forma, si por ejemplo los ingresos base gravables mensuales son de 2,7 millones, pasaría a pagar 1,8 millones anuales, mientras que actualmente tiene que pagar por impuesto de renta 57.000 pesos a final de año.

Es decir, se pretende ampliar la base de contribuyentes pero hacía abajo, haciendo que cientos de miles de colombianos, especialmente los de la ya golpeada clase media comiencen a pagar este impuesto; en contraste, la reforma plantea una disminución del impuesto de renta para las empresas, pasando de una tasa de 43% a 32%. Esto sin hacer diferenciación entre la muy diversa estructura empresarial de nuestro país, que en su mayoría está compuesta por pymes y empresarios nacionales que deben competir en condiciones generalmente desfavorables producto de las políticas en materia de comercio exterior que se han venido aplicando en los últimos años.

Esta disminución del impuesto de renta beneficiará en gran medida a las grandes empresas,  sobre todo a las extranjeras, del sector financiero, minero y de servicios; una tarifa única a todas las empresas del país profundizaría la desigualdad existente, así lo han venido demostrando últimamente estudios como el realizado por Suárez y Martínez[1], quienes en su investigación sobre este tema determinaron que el coeficiente de Gini para las empresas es mucho mayor que el de las personas, siendo este de 0,822 “El resultado confirmó, con más precisión, la hipótesis inicial: las 10.000 mayores capturan el 52 % de las utilidades totales; cerca de 95.000 medianas reciben el 36 % y el resto, 1’273.017 micros y pequeñas (pymes), apenas recaudan el 12 %”.

Este panorama demuestra la forma en la que este impuesto directo pierde su progresividad, recayendo sobre los que menos tienen y beneficiando a los grandes poderosos de este país- que a propósito- vienen pagando tarifas efectivas mucho menores, y en que con la reforma tributaria quedan protegidos, porque nada se menciona sobre las grandes cifras de exenciones y estímulos otorgados a través de contratos de estabilidad jurídica, con los que cuentan muchas de estas compañías bajo la premisa de atraer y sostener la inversión, sobre todo la extranjera en el país, a pesar de que ha sido demostrado que son otras las variables principales que influyen en el ingreso masivo de capitales extranjeros, tales como los precios internacionales de las materias primas, situación que ocurre en el caso de las mineras.

[1] http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/desigualdad-empresarial-y-tarifa-unica-tributaria-aurelio-suarez-montoya-columna-el-tiempo/16742308

About The Author

Related posts

Leave a Reply