martes, agosto 14, 2018

(Agencia de Información Laboral – AIL) Cedetrabajo, 40 años en la brega por los derechos laborales y el desarrollo del país

(Agencia de Información Laboral – AIL) Cedetrabajo, 40 años en la brega por los derechos laborales y el desarrollo del país

Mario Valencia es el director del Centro de Estudios del Trabajo, Cedetrabajo, institución que este año cumple 40 años de labor, y que hoy queremos destacar.

Con ese propósito, la Agencia de Información Laboral conversó con Valencia sobre la naturaleza y la labor investigativa que desarrolla Cedetrabajo y su aporte al país, y sobre cómo van a celebrar estas primeras 4 décadas de existencia.

En la entrevista también se refiere al ingreso de Colombia a la OCDE, al que califica como un “embeleco” del Presidente Santos; habla de la propuesta de Cedetrabajo en el tema pensional; de las recomendaciones para votar en las cruciales elecciones de este 27 de mayo; y de la campaña que viene desarrollando con la USO por la defensa de Ecopetrol.

 ¿Cómo organización social con énfasis en el mundo del trabajo, ¿cuáles son las apuestas de Cedetrabajo?

Tenemos unas líneas de trabajo muy definidas y marcadas, que tienen que ver con la idea de cómo crear riqueza en el país y hacerlo de manera sostenible, mediante actividades que no generen gran impacto ambiental. Le hacemos seguimiento a los tratados de libre comercio, a la industria nacional en la defensa del empleo: al tema de la distribución de la riqueza, cómo evitar que ésta se concentre más. Todos sabemos que Colombia es un país supremamente desigual, y eso tiene relación con la estructura tributaria del país, que es muy regresiva. A los más ricos no se le cobran impuestos, o tienen muchos beneficios tributarios, casi todo el peso del recaudo recae sobre los trabajadores, las clases medias y los sectores menos favorecidos.

También trabajamos con el criterio de unirnos con otras organizaciones con las cuales coincidimos en temas. Con la ENS, por ejemplo, coincidimos en los temas laborales, comerciales, productivos, y tenemos una línea de trabajo cada vez más sólida. También integramos una red de organizaciones que hemos llamado la Red de Justicia Tributaria, para actuar en el tema de la estructura tributaria del país, que es preocupante.

 ¿Cómo van a celebrar los 40 años de existencia de Cedetrabajo?

Digamos que la celebración es más en el trabajo y en la lucha, que en otro tipo de cosas. Sin embargo, hemos pensando en hacer una serie de publicaciones con temas de análisis a profundidad. También va a salir un nuevo número de la revista “Deslinde”. El llegar a los 40 años de existencia nos invita a hacer una reflexión sobre lo que ha pasado en el país en este lapso, y a nivel internacional también, y cómo eso afecta la política nacional y la economía. Es un año de mucha reflexión sobre el futuro del país, que se juega en la presente contienda electoral. Estamos muy expectantes por lo que va a suceder el 27 de mayo. Que la balanza se incline hacia un lado u otro indiscutiblemente va a tener unas repercusiones grandes sobre la ciudadanía.

¿Cómo ve el ingreso de Colombia a la OCDE, que prácticamente ya está cocinado?

Es bueno que Colombia adopte estándares de mejor calidad y buenas prácticas, las que más pueda y le sirvan al país. Pero no creo que el escenario para eso sea la OCDE. Este es un club de países ricos, que por su desarrollo tienen la posibilidad de cumplir los estándares de calidad y buenas prácticas. Pero imponer esos estándares a un país tan desigual, con tanta pobreza, desempleo e informalidad como Colombia, es una carga muy grande, porque no nos parecemos a los países de la OCDE. Colombia no se parece a España, ni a Francia, ni a Suiza.

Lo que tenemos que hacer para cerrar la brecha de desarrollo con esos países, no es copiar las mismas recetas y políticas que nos han impuesto en las últimas tres décadas, sino hacer todo lo contrario. En 1990 nos impusieron unas recetas y nos prometieron que eran en pro del desarrollo del país, que nos iban a industrializar, a generar más producción agrícola. Y 30 años después vemos que pasó lo contrario. Colombia hoy produce menos agricultura, tiene menos industria, más informalidad, menos posibilidad de explotar su potencial en recursos naturales en energías limpias, en producción agrícola e industrial.

Esas recetas no funcionaron, y las de la OCDE tampoco funcionarán. Es un embeleco del Presidente Santos para mostrar como su último trofeo internacional, pero que va a ser costoso para los colombianos. Lo que se debe hacer es aplazar la decisión y que ese tema lo resuelva el próximo gobierno, previa una evaluación rigurosa de los diferentes sectores de la población para analizar si conviene o no el ingreso a ese club.

Los dos últimos comités que, con demora, aceptaron el ingreso de Colombia a la OCDE fueron os de empleo y comercio. Dieron el sí, pero con condiciones. ¿Qué piensa de esas condiciones?

Es claro que Colombia no pasó el examen de esos comités porque esté haciendo mejor las cosas, esté cumpliendo estándares laborales y respete los derechos sindicales. Lo pasó porque tiene capacidad de lobby. El Presidente y sus ministras de comercio y trabajo hicieron actividades de incidencia en Europa. Pero todos conocemos el talante de este gobierno, hace promesas que después sencillamente no cumple. Lo grave es que la OCDE no tiene mecanismos para verificar el cumplimiento de un país después de que es admitido. No hay posibilidad de que Colombia sea evaluada y tenga alguna especie de sanción política internacional si no cumple los estándares OCDE. Por otro lado, hay un chantaje de Estados Unidos en lo relacionado con el TLC y el incumplimiento de Colombia en materia de chatarrización, precio de medicamentos, derechos de propiedad intelectual. Es una imposición muy onerosa. Por ejemplo, el proyecto de ley para judicializar y penalizar el compartir contenidos de internet en redes sociales o cualquier tipo de publicación, conocido como la Ley Lleras, no ha pasado en el congreso de Colombia, entonces Estados Unidos aprovecha el aval de ingreso a la OCDE para chantajear al país y hacerle cumplir esos estándares.

Frente al tema de pensiones, ¿qué propuestas tiene Cedetrabajo?

El año pasado el gobierno creó una comisión que llamó del gasto público, que hizo una serie de recomendaciones, entre ellas las referidas a pensiones. Pero esas recomendaciones no van en el sentido de que más personas se puedan pensionar, o que los adultos mayores tengan garantizado un ingreso mensual, sino que son para mejorarles el flujo de caja a los fondos privados de pensiones. Entonces esta comisión ha propuesto aumentar la edad de pensión, igualar la edad de pensiones de hombres y mujeres, y marchitar a Colpensiones, entre otras. Son propuestas antidemocráticas e injustas. Por eso una serie de organizaciones sociales, sindicales, centros de estudio hemos propuesto que creemos una comisión alternativa para proponerle al próximo gobierno y congreso una salida diferente a la que proponen Fedesarrollo, ANIF y Asofondos, que son los más interesados en marchitar a Colpensiones. Nosotros por el contrario proponemos que se fortalezca Colpensiones y se establezca un sistema mixto que no lesione a Colpensiones. Proponemos un sistema que posibilite el empleo formal, que es el que permite cotizar para poderse pensionar.

Finalmente, ¿cuál es la invitación de Cedetrabajo en torno a las elecciones presidenciales de este 27 de mayo?

Somos una organización independiente, hemos intentado mantenernos alejados de asumir posiciones partidarias, no asumimos posición frente a tal o cual candidato. Sin embargo, Cedetrabajo tiene una posición política, que es la defensa de la producción, del trabajo nacional, de la soberanía del país, de la democracia, y esa posición política nos obliga a ser responsables en el sentido de mostrar todas las cartas, para que la ciudadanía elija la mejor opción. En ese sentido hemos tenido varias iniciativas y actividades, para que en diferentes escenarios se conozcan las propuestas de los candidatos, se analicen y ver cuáles le sirven más al desarrollo de Colombia.

Háblenos de la campaña que vienen adelantando con la USO.

Con la Unión Sindical Obrera estamos participando en una campaña que se llama “Unidos por Ecopetrol”, en el que participan otras organizaciones sociales y sindicales. El objetivo es defender a Ecopetrol como patrimonio público, defender las empresas que el país ha construido con mucho esfuerzo, con la lucha de los trabajadores y trabajadoras. Hemos visto cómo los gobiernos de turno han feriado nuestro patrimonio. El último caso que vimos fue Isagén, una empresa que jugaba un papel importantísimo en el desarrollo de Colombia. Lo mismo quieren hacer con Ecopetrol, una empresa que en las últimas décadas ha sido el botín de los gobiernos de turno. La han marchitado, restado valor. Por eso la iniciativa de unirnos por la defensa de Ecopetrol, el mayor patrimonio que le queda al país en ese momento.

Tomado de: Agencia de Información Laboral – AIL

About The Author

Related posts