miércoles, mayo 23, 2018

Darwin: La evolución de una teoría

Darwin: La evolución de una teoría

Por: Francisco Doménech

OpenMind, 12 de febrero de 2018

Desde que en 1859 el naturalista inglés Charles Darwin (1809–1882) publicó El origen de las especies ha sido atacado con dureza y ridiculizado en caricaturas con cuerpo de simio. Él nunca dijo que el hombre descendiese del mono y ni siquiera se inventó la evolución.

Lo que Darwin hizo fue construir toda una teoría con esa idea, que flotaba en el ambiente científico desde un siglo antes, cuando Linneo empezó a clasificar las especies por sus semejanzas y le quedó un esquema con muchas ramas que salían de unos pocos troncos. No podía ser casualidad. Al ver esa especie de árbol genealógico parecía que las especies estaban emparentadas y habían evolucionado a partir de antepasados comunes. Aquello inspiró a un tal Erasmus Darwin para escribir un poema que anticipaba la evolución biológica y, mucho más tarde, su joven nieto Charles lo vio clarísimo tras dar la vuelta al mundo a bordo del Beagle.

Charles Darwin hizo escala en las islas Galápagos y allí encontró muchas pistas. La principal fue que descubrió varias especies de un pajarillo, el sinsonte, con ligeras diferencias entre ellas, entre otras cosas en el pico. ¿Por qué? Otra pista la encontró leyendo al economista Malthus, que al empezar la Revolución Industrial y los problemas de superpoblación en las ciudades pensó que nacían muchas más personas de las que podían sobrevivir, por falta de alimentos y espacio.

La competición por sobrevivir

Darwin aplicó esa idea a la naturaleza: las criaturas se multiplican y, en una competición por sobrevivir y reproducirse, salen adelante los que mejor se adaptan, los que nacen con alguna ventaja, como un pico algo más duro. Sus hijos lo heredan y poco a poco se hace más común y se convierte en un pico robusto con el que unos sinsontes se especializan en triturar semillas. Y siguen prosperando y cambiando durante miles de generaciones hasta ser una especie distinta, que ya no se puede aparear con el sinsonte primitivo ni con otro que se ha especializado en comer insectos.

Había descubierto el motor de la evolución, la selección natural, agitando un cóctel de ideas que estaban al alcance de muchas personas. Así que mientras Darwin dejó evolucionar su teoría más de veinte años, Alfred Wallace llegó a la misma conclusión con un solo golpe de intuición, aunque a Darwin se le reconoce la primicia y su esfuerzo por reunir pruebas y analizar pros y contras con todo cuidado.

La teoría de Darwin sigue prosperando

Aun así, cometió algunos errores y precisamente lo que nunca explicó fue el origen de las especies: no llegó a entender qué es lo que mueve el motor de la evolución, en general lentísimo. Hoy sabemos que la causa son las mutaciones genéticas, conocemos casos de evolución a cámara rápida, como el de las bacterias que en pocos años se vuelven resistentes a los antibióticos, y además los genomas nos confirman los parentescos entre especies.

Gracias a esas nuevas pruebas la teoría de Darwin sigue prosperando. Nació con muchas ventajas sobre las explicaciones no científicas, que son sólo hipótesis imposibles de demostrar. Como en una selección natural, en la ciencia las ideas van, vienen y, al final, sobreviven las que mejor se adaptan a la realidad. En 2017 una encuesta en EEUU indicaba que un 38% de los adultos sigue creyendo que Dios creó al hombre tal y como es hace unos 10.000 años, el menor porcentaje desde que los estudios de opinión pública comenzaron a hacer esta pregunta con regularidad.

About The Author

Related posts