martes, agosto 14, 2018

(El País) Todos los candidatos se comprometen con no subir la edad de pensión, ¿podrían cumplir?

(El País) Todos los candidatos se comprometen con no subir la edad de pensión, ¿podrían cumplir?

El pasado primero de diciembre, cuando aún no había sido elegido como el candidato oficial de la Coalición Colombia, el exgobernador Sergio Fajardo aseguró en una entrevista con Canal Capital que, si llegaba a la Casa de Nariño, presentaría una reforma pensional que incluyera subir la edad de pensión.

La declaración despertó rechazo en redes sociales, pues el candidato había tocado una de las ‘papas calientes’ de la campaña, que ha sido señalada como un imperativo para salvar la crisis pensional, según organizaciones como el Fondo Monetario Internacional, la OCDE y Fedesarrollo; pero que indigna a gran parte del electorado.

Así fue la declaración de Fajardo:

Días después, tras acordar con Claudia López y Jorge Robledo ser el candidato único de la Coalición, Fajardo se echó para atrás, pero ya su campaña estaba golpeada por la opinión, y, para algunos, fue una de las razones por las que pasó de liderar en ese diciembre la intención de voto en las encuestas, a un tercer lugar en los meses siguientes.

Hoy por hoy, los cinco candidatos en contienda: Iván Duque, Gustavo Petro, Germán Vargas, Humberto de la Calle y el mencionado exgobernador Fajardo, se sostienen en la posición de no tocar la edad de jubilación de los colombianos. ¿Qué tan probable es que puedan cumplir?

El meollo del asunto está en la crisis que vive el sistema de pensiones en el país y la reforma estructural que se ha pedido para salvarlo.

En resumidas cuentas, el problema está en que la informalidad laboral, que en Colombia alcanza el 47%, hace que muy pocas personas coticen al sistema, y que debido a ello, la mayoría de los adultos mayores (el 76%) no cuenten con una pensión, que es el seguro para una vejez digna.

Y en el futuro, el embrollo podría ser peor, pues según el estudio ‘Misión Colombia Envejece’, de Fedesarrollo y la Fundación Saldarriaga Concha, el porcentaje de adultos sin pensión podría llegar al 85 % en el 2050, si no se toman medidas al respecto. Esto debido a que se prevé un aumento de la población mayor en el país.

Por esto, se ha pedido a gritos una reforma pensional, que además de bregar por aumentar la cobertura, corrija falencias como que los subsidios más altos que da el Estado a todo el sistema queden en manos de los más adinerados, y no en las que más los necesitan.

Dentro de las recomendaciones que hacen los expertos, incluidos los de la Comisión del Gasto e Inversión Pública, está elevar la edad de pensión, de 57 años para mujeres y 62 años para hombres; a 62 y 67, respectivamente.

Lo anterior con el fin de aumentar el período de cotización, mejorando los ingresos al sistema; y sustentado con indicadores demográficos como la expectativa de vida y la productividad.

Ante la propuesta, esto han asegurado los candidatos:

¿Podrán cumplir?

Cuatro analistas consultados por El País coincidieron en que la promesa de no aumentar la edad de pensión está más motivada por el miedo de perder votos que por la razón.

Para Julio César Alonso, director del Centro de Economía y Finanzas de la Universidad Icesi, “eso claramente va a tener que cambiar”. “De manera hábil no tocan para nada la edad de pensión. Eso no es viable. Es muy claro que la expectativa de vida es más alta, vamos a estar más tiempo trabajando y somos más productivos”, dice.

“La plata no va a alcanzar para pagarle a toda la gente. Lo ha dicho el Fondo Monetario Internacional, la Comisión del Gasto Público y Fedesarrollo”, añade, asegurando que el aumento en la edad de pensión es clave para recuperar la viabilidad económica del sistema.

Además, acota Alonso, la impopular medida sería una de las necesarias para moderar el gasto de la Nación en subsidiar el sistema, que considera una inversión “inviable”. Este año, de los $50,9 billones que se pagarán en pensiones, $38,2 saldrán del bolsillo del presupuesto público.

Por su parte, Adriana Paredes, consultora en pensiones, asegura que si no se aumentan las edades “de manera progresiva”, se va a generar una crisis. Sin embargo, admite que son medidas “poco favorables para las campañas”.

“Algunos dicen: ‘en los próximos cuatro años no hay que hacerlo’, pero sí mencionan que hay un punto crítico allí y a lo mejor les toque abordarlo en el final del gobierno, o cuando se presente la reforma pensional que habrá que hacer. Porque hay que pensar qué va a pasar en el largo plazo”, dice.

Mientras tanto, Mario Valencia, subdirector y analista del Centro de Estudios del Trabajo, Cedetrabajo, dice que, aunque él no está de acuerdo en que se eleve la edad de pensión, las promesas de los candidatos parecen estar más guiadas por la puja de la campaña que por sus convicciones.

“Todos coinciden en no aumentar la edad de pensión. Pero esto es más por el contexto electoral que por lo que piensan realmente los candidatos. Creo que pueden haber algunos, como Duque o Vargas Lleras, inclinados a apoyar eventualmente elevar la edad cuando se presente la reforma pensional al Congreso”, dice.

Además, Valencia sugiere que la posición de los candidatos pueden ser vistas como “populistas”. “Se ponen una camisa de fuerza porque en el momento en que lo hagan recibirán una sanción social. Así como Santos en la campaña de 2010, que prometió firmar sobre mármol que no se aumentarían los impuestos”.

Mientras tanto, Marcelo Duque, analista e investigador en pensiones, dice que los candidatos se abstienen de hablar sobre las recomendaciones lanzadas por los expertos porque la edad de pensión “es un tema que no suma sino que resta votos”.

“Al final, tarde o temprano, tendrán que discutir esto porque en el mundo en general, como la gente cada vez vive más años, entonces se hace necesario aumentar la edad. Lo que están haciendo en el discurso de campaña es lo que se debe decir: no toco la edad. Pero ya en el discurso de Gobierno habrá que ver las variables técnicas”, concluye.

Tomado de: El País

About The Author

Related posts