• Categoría de la entrada:Sin categoría
MetroEl Colombiano

Una persona que está en inseguridad alimentaria es la que tocó fondo. Pero cuando se le asiste, recupera la esperanza, que es la ilusión de un ser humano.

Así lo señala el diácono Luis Guillermo Bonilla, director ejecutivo del Banco Arquidiocesano de Alimentos de Medellín, entidad con 16 años, cuya misión es acopiar y distribuir alimentos. El Banco es el pan para cerca de 76.000 personas (un promedio de 20.000 familias), a las que les llega a través de 264 organizaciones sociales.

Bonilla sostiene que si bien hay esfuerzos privados y públicos en la ciudad para garantizar la seguridad alimentaria, el último estudio determinó que 52% de la población difícilmente accede a tres comidas al día.

Sin embargo, se define un Plan de Seguridad Alimentaria y Nutricional para Medellín que se estima esté listo a fines de 2015, con horizonte de 12 años y con apoyo público y privado.

¿Mucha gente en la ciudad se acuesta sin comer algo?

“En este momento la investigación de percepción alimentaria es de vigencia de cinco años. La última que se hizo se vence este año. El Municipio y las universidades Nacional y de Antioquia actualizan la percepción de inseguridad alimentaria de la ciudad. La imagen que tenemos es que no ha mejorado la situación, porque somos receptores de población que viene de otros municipios y de Colombia buscando oportunidades o seguridad por el tema del desplazamiento. En Medellín, la cifra es del 52%, con zonas críticas como la noroccidental, y Santo Domingo y Manrique, que están por el 82% y 89%. En la ciudad, 52 personas de cada 100 tienen problemas de seguridad alimentaria. Difícilmente tienen las tres comidas diarias”.

¿Y qué hacer entonces?

“Está pasando algo que pensamos que será un hito para la ciudad y ayudará a que ese impacto disminuya. Se trabaja en la adecuación de la política pública del acuerdo 100 del Concejo y el Municipio y se estructura el Plan de Seguridad Alimentaria y Nutricional para Medellín que va a durar 12 años. Parte del presupuesto que va a destinar el Municipio en este plan es buscar que se vaya a inversión y no a gasto. Que se motiven cadenas productivas, comerciales y toda la cadena de abastecimiento. Se quiere incentivar el tema de producción en toda Antioquia”.

¿Qué papel juegan los bancos de alimentos?

“Hablamos que el 52% de 2’500.000 personas difícilmente accede a una comida diaria. La cosa es crítica. Los Bancos de Alimentos nos venimos articulando para generar impacto. Acompañamos unas 76.000 personas a través de organizaciones sociales (264). Un promedio de 20.000 familias. En algunos casos atendemos niños y ancianos en centros de protección. Es una bonita labor, pero se necesita mucha articulación. Parte de la inseguridad alimentaria es por el desperdicio. La persona que está en inseguridad alimentaria es la que tocó fondo. Y cuando se le acompaña, se empieza a recuperar la esperanza para el ser humano. La persona vuelve y se proyecta. Un barrio en esperanza trabaja, tumba fronteras invisibles, la violencia disminuye y da un referente distinto a los niños, las mamás vuelven a ser mamás y los papás vuelven a aparecer”.

¿Se pierde mucha comida en Medellín?

“Medellín bota mucha comida y el mundo. En Colombia se botan un millón 500.000 toneladas de comida al año. Si nos venimos para Medellín, sacando a Urabá, que está por el orden de 110.000 toneladas año de desperdicio de alimento, se calcula que Medellín y Antioquia botan alrededor de otras 120.000 toneladas al año en cosecha. La ciudad maneja alrededor de su Central Mayorista un poco más de 1.600 toneladas diarias de alimentos, sin contar las grandes plataformas. Póngale a eso el 7% u 8% en desperdicio. Es un indicador bueno porque es recuperable y la Central trabaja en disminuir el desperdicio”.

¿Cuánto le vale al Banco Arquidiocesano recuperar alimentos?

“Recuperar un kilo de alimentos para el Banco sale un 80% más barato si se fuera a comprar de primera. Si compráramos un kilo de arroz nos vale entre 2.000 y 2.500 pesos. El hecho de que nosotros lo recuperemos vale alrededor de 400 pesos. Y en esos 400 pesos la Iglesia subsidia 90%. Todos tenemos que sumar para recuperar. El Banco de Alimentos no solo recupera comida sino que hace trabajo social. Somos 19 Bancos de Alimentos arquidiocesanos en el país menos uno que es la Fundación Saciar, en Medellín. El año pasado recuperamos todos 21.000 toneladas en el país”.

¿Antioquia produce todo los que nos comemos?

“29% de la comida que llega a Medellín es de Antioquia, el resto es traída de otros departamentos o del extranjero”.