• Categoría de la entrada:Sin categoría
a3
La Jornada, México

Un tercio de los paraísos fiscales están bajo jurisdicción británica, según la organización no gubernamental Oxfam, dato que planteará en la cumbre contra la corrupción a realizarse en Londres el jueves, un mes después del escandalo por Los papeles de Panamá. La reunión estaba planeada antes de la filtración de millones de documentos del bufete panameño de abogados Mossack Fonseca, que ayudaba a sus clientes a crear empresas en paraísos fiscales.

El Reino Unido tiene 14 territorios de ultramar repartidos por el mundo, de las Malvinas a Gibraltar, pasando por las Islas Caimán y las Bermudas, además de tres dependencias de la Corona, otros territorios británicos semiindependientes que se encuentran muy cerca de Gran Bretaña. Estos son la Isla de Man, en el mar de Irlanda; la Bailía de Jersey, y la de Guernsey, muy cerca de Francia.

Se trata de restos del imperio británico que decidieron no independizarse y siguen bajo soberanía británica. Cuentan con gran autonomía y eligen a sus gobiernos, si hay los suficientes ciudadanos para justificarlo, algo que no es el caso en el Territorio Antártico Británico.

Siete de estos territorios fueron calificados de jurisdicciones secretas; es decir, con secreto fiscal, por la organización Red de Justicia Fiscal (Tax Justice Network): Anguila, las Bermudas, las Islas Vírgenes Británicas, las Islas Caimán, Gibraltar, Montserrat y las islas Turcos y Caicos.

Estos territorios tienen sus propias leyes, que les permiten ofrecer bajos o nulos impuestos, y además pueden tranquilizar a los inversores garantizando que Londres intervendrá en caso de agitación política o económica.

Oxfam publicó una carta de 300 economistas, entre ellos el francés Thomas Piketty, la actual nobel de Economía, Nora Lustig, y el que fue economista-jefe del FMI Olivier Blanchard, pidiendo acabar con los paraísos fiscales porque ayudan a perpetuar la desigualdad y no tienen ningún propósito económico útil.

En la carta se pide al Reino Unido liderar el combate porque tiene una posición única, como anfitrión de esta cumbre.

Se han firmado acuerdos para compartir información financiera con las autoridades fiscales de otros países y recientemente se comprometieron a permitir que la policía británica sepa quién se beneficia de las empresas ahí registradas.

Pero los activistas dicen que no es suficiente y presionan para que los registros de los beneficiarios de las empresas sean públicos. Las Islas Vírgenes Británicas y las Islas Caimán son los dos territorios británicos de ultramar más opacos. Mossack Fonseca registró 113 mil empresas en las Islas Vírgenes Británicas, una colección de más de 60 islas del Caribe.