• Categoría de la entrada:Sin categoría

La reforma tributaria aprobada a finales del año pasado a pupitrazo limpio,
logró una vieja aspiración de los gobiernos colombianos: el desmonte
de los aportes al Sena, al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y a la salud
de los trabajadores. Estos se reemplazan con un nuevo impuesto que según
el autor no alcanzará para financiarlo, por lo cual el peso de la reforma
caerá sobre las capas medias.

Descargar (PDF, 654KB)