sábado, agosto 24, 2019

CARTAGENA: CIUDAD EN CRISIS POR LAS PRIVATIZACIONES

CARTAGENA: CIUDAD EN CRISIS POR LAS PRIVATIZACIONES

Cartagena es una ciudad que además de sus grandes contrastes sociales y económicos, afronta una delicada situación en materia financiera al resultar insuficientes los ingresos que recibe el distrito frente a las necesidades de inversión social que este requiere.

Según cifras oficiales del DANE para el 2014 habían 263.388 personas en situación de pobreza, es decir, el 26,6% de la población total y para cambiar esta situación el presupuesto de la ciudad resulta irrisorio, consolidándose en 2016 en $1.324.364.411.382, aumentando un 5,86% en relación con el año anterior.

a1

Existe una alta dependencia de recursos procedentes de transferencias del sector público; del presupuesto total para Cartagena en el año 2016, aproximadamente el 60% de los recursos corresponden a ingresos para destinación específica, solamente del gobierno central se recibieron 751 mil millones, el 56,7% del total del prepuesto; mientras que cerca del 30,82% de los recursos son de libre destinación, equivalentes a $408 mil millones, situación bastante compleja para el distrito pues de estos recursos que se tienen para destinar libremente sólo se dispone en últimas de $137.482 millones de Ingresos Corrientes de Libre Destinación (ICLD) más $14.791 millones de recursos de capital que se usan en inversión para atender las necesidades y emergencias que se presenten en la ciudad, esto dado que los gastos de funcionamiento y transferencias a entes de control, y organismos descentralizados alcanzan más de $200 mil millones y a la deuda se les destinan $70 mil millones(presupuesto Cartagena, año fiscal 2016).

Los ICLD son aquellos que se invierten en programas prioritarios y se componen de Ingresos Tributarios (Impuesto Predial Unificado, Impuesto de Industria y Comercio y Delineación Urbana) y los no Tributarios (Arrendamientos, Alquileres, Multas y Sanciones, entre otros).

Según el estudio titulado Finanzas públicas de Cartagena 2000 – 2007 (Bonet, 2008), obtener recursos propios resulta determinante para desarrollar políticas públicas, pues los recursos provenientes del Estado tienen destinaciones específicas.

Del mismo modo Bonet señala los aportes de autores internacionales como Shah y Shah (2006), quienes muestran cómo existe desinterés de los gobernantes por conseguir más capacidad tributaria y por el contrario ponen sus esfuerzos en obtener transferencias o recursos del Estado central, agregando que en los países en vía de desarrollo existe una alta dependencia de los recursos por transferencias centrales, los que equivalen al 60% de sus ingresos totales, en cambio en países de la OCDE estos recursos representan un 34%.

Sin embargo, en otras ciudades esta situación no es así: Barranquilla que es una ciudad muy parecida a Cartagena, con cantidad de habitantes y un PIB similar, tuvo en el 2015 un presupuesto de 2.245mil millones, 994 mil millones más que el de Cartagena, reportando como ingresos propios 779 mil millones, más 509 mil millones de recursos de capital, es decir, más del 65% de sus recursos son propios (Presupuesto Barranquilla año fiscal, 2015).

Este panorama frente a los recursos disponibles tiene sus causas, además de bajos recaudos en ciertos ingresos, Cartagena no cuenta con rentas provenientes de empresas públicas, a diferencia de ciudades como Barranquilla que recibe de la empresa de servicios públicos Triple A 14.489 millones en regalías; la ciudad de Medellín recibió por sus empresas públicas recursos en más de un billón 29 mil millones, es decir, el 24,8% de su presupuesto total, tan sólo EPM le giró en el 2015 la cifra de 878.510 millones aproximadamente el 21% del presupuesto total del 2015, que fue de más de 4 billones de pesos. En Bogotá los ingresos por concepto de empresas públicas alcanzaron los 945. 702 millones, el 5,5% aproximadamente de su presupuesto total de $ 17 billones.

INGRESOS PROPIOS DEL DISTRITO, ¿DE DÓNDE SALEN?

Los impuestos que representan mayores índices de ingresos y recaudo en Cartagena son el impuesto de industria y comercio y del predial respectivamente.

a1

El impuesto predial experimentó un crecimiento del 19,3% entre 2009-2014, como resultado de la actualización catastral implementada en 2013 y cuyo índice de recaudo efectivo se aumentó en el 35,1% en un solo año, exhibiendo una tendencia creciente al pasar de $76.170 millones en el 2007, $85.964 millones en el 2009, $140.637 millones en 2011 a $187.891 millones en el 2013.

Este impuesto tiene como característica que recae sobre la propiedad de los inmuebles tal como lo afirma el Acuerdo 041 de 2006 en su artículo 86, estableciendo como uno de los componentes fundamentales en su liquidación el avalúo catastral. En Cartagena, en el periodo comprendido entre 2010-2013, estas actualizaciones han pasado de $14 billones en el 2009 a $21,6 billones en el 2010 y de $26,3 billones en el 2012 a $32,5 billones en el 2013.

Incrementos que de acuerdo al Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC)para la vigencia del 2013 afectaron a 250.438 predios, cuando en el 2012 eran 246.302 predios, es decir, ingresaron a esta actualización 4.136 predios, siendo 21.498 predios propiedad del distrito, mientras que en 2012 eran 21.111 predios, una diferencia de 387 predios, mientras se aumentó significativamente el radio de la base catastral para los predios privados al pasar de 225.191 en 2012 a 228.940 en 2013, esto es, un ingreso de 3.749 predios.

Los mayores avalúos en el catastro se presentaron en barrios tan pobres como Ciudadela 2000 cuya variación fue del 80%, en Nuevo Paraíso en donde el incremento fue del 65%, de igual manera, en Alameda la Victoria en donde el alza fue del 59% y en Olaya Herrera, barrio absolutamente humilde, el aumento fue del 56%.

En cuanto al impuesto de Industria y Comercio entre 2011 – 2013, tuvo un crecimiento promedio anual del 15%, pasando de $157.056 millones en el 2011 a $185.486 millones en el 2013.

Para analizar este tributo, es necesario examinar la estructura empresarial de la ciudad. Según la Cámara de Comercio, 19.971 empresas tienen activos por $83.85 billones y se distribuyen en 43% pertenecientes al comercio al por mayor y al por menor, 12,53% a actividades inmobiliarias, 9,58% a hoteles, 8,75% a servicios sociales y comunitarios, 6,91% a transporte y la industria manufacturera representa el 6.91%. Por otro lado, las microempresas representan el 87%, 9% pequeñas empresas, el 3% medianas empresas y las grandes empresas representan el 1%, agregando que hay una concentración de activos que se evidenciada en el hecho de que el 1% de las empresas controlan el 65% de los activos.

Se concluye, entonces, que en quienes recae este tributo mayoritariamente es en las micro, pequeñas y medianas empresas.

Otros gravámenes que tienen una importante contribución en ciudades como Barranquilla son las estampillas, el impuesto alumbrado público, avisos y tableros, y delineación y urbanismo, tienen muy poca importancia en Cartagena. Mientras en Barranquilla estos cuatro tributos contribuyeron con $161,1 mil millones al presupuesto de 2014, en Cartagena este ingreso sólo alcanzó $72,2 mil millones (Jaime Bonet1 ).

a1

Asimismo, mientras en Cartagena los ingresos no tributarios representaron en promedio anual el 2,1% del total de ingresos durante el periodo 2009-2014, en Barranquilla llegaron al 6,1% y en Medellín al 6,7%.

GRANDES NEGOCIADOS, SITUACIÓN QUE AGRAVA EL PROBLEMA

Frente a la necesidad de aumentar los ingresos del distrito sin afectar a las personas más vulnerables o a las pequeñas y medianas empresas, se debe renegociar ciertos contratos de concesiones como es el corredor de acceso rápido a la variante de Cartagena, el cual se celebró a través del Contrato NVAL–0868804 y cuyo valor inicial fue de $ 66.019.000.000 millones a precios de octubre de 1997, discriminado así: Obras de infraestructura y rehabilitación por $61.929.000.000 millones, Informes de interventoría por $2.914.000.000 millones y Gastos de recaudos por valorización por $1.176.000.000 millones.

Este contrato inicial que ya incorporaba unas condiciones absolutamente favorables, al ser tasado a precios constantes de 1997, ya ha sido modificado por 20 otrosí en lo transcurrido de la vigencia de esta concesión, representando cada uno de estos cambios introducidos, mejores beneficios al operador privado.

En efecto, vemos cómo se modificó el Acta suscrito el 21 de octubre de 2002 y se amplió su periodo en 191 meses en su etapa de construcción, del mismo modo, en el otrosí 2 se modificó la tasa de interés pactada para el pago de contribución de valorización distrital y el valor del riegue inicial de $15.000 millones a $45.000 millones, además se le asignó un rubro por compensaciones de $1.586.084.697 millones por obras adicionales realizadas.

Igualmente, al examinar la Tasa Interna de Retorno con base al flujo de caja proyectado, encontramos que los ingresos totales por concepto de esta operación fueron en los tres primeros años de $28.150.155 mil millones y unos egresos totales de $69.754.154 mil millones, para un flujo de caja negativo de $41.591.299 mil millones. Sin embargo, a partir del cuarto año hasta el quince, la curva cambia y el flujo de caja es positivo en $109.916.283 mil millones, los ingresos totales son de $157.456.845 miles de millones y los egresos son de $47.540.562 miles de millones (Informe de Auditoría Gubernamental con enfoque integral con modalidad Especifica, Contraloría Distrital de Cartagena,2010).

No obstante, al contabilizar los ingresos que han obtenido este concesionario gracias a este negocio desde 2001 a septiembre de 2013, sumando recaudo de peajes y valorización se ubica en $381 mil millones pero sólo se reconocen a valor de 1997 como recibido $182 mil millones, según informe de la oficina de Valorización, mejor negocio imposible.

Esta estructura financiera le posibilita al concesionario según el flujo de pasajeros que en él solo peaje de manga es de 4 millones 955 mil vehículo en el 2015, los ingresos que le giran por concepto de valorización y además la tasa interna de retorno fija establecida en el otrosí N.8 de 17,22% según estudio de Inverlink, recibir cerca de $915.000 millones por recaudo de peajes y valorización, más $260.000 millones por concepto de liquidación de la Tasa Interna de Retorno en 2021, mejorando significativamente con ello sus ganancias.

En conclusión, se requiere adelantar un proceso de revisión de este contrato de concesión y de otros de esta naturaleza, que impiden aumentar los ingresos del distrito y que favorecen actualmente a operadores privados en detrimento de las finanzas públicas.

_________________________________

1 Jaime Bonet y July Reina. 2015. NECESIDADES DE INVERSIÓN Y ESCENARIOS FISCALES EN CARTAGENA, Banco de la Republica.

About The Author

Related posts