sábado, agosto 24, 2019

Los hospitales del Tolima están al borde del abismo

Los hospitales del Tolima están al borde del abismo

a3
El Tiempo  8 de junio de 2016

Los aquejan la politiquería, la corrupción y las deudas de las EPS.

Demandas con procesos jurídicos fallados, tutelas, deudas a médicos y proveedores con atrasos de seis meses y un estado financiero dramático se observan en los hospitales de segundo nivel del Tolima.

El mal momento afecta a los hospitales San Juan Bautista, del municipio de Chaparral; San Juan de Dios, de Honda, y Reina Sofía y Granja Integral, de Lérida. También viven su calvario La Candelaria, de Purificación, y San Rafael, de El Espinal.

“Los culpables de la debacle son la politiquería, corrupción y las deudas de las EPS que los gerentes no cobraron”, afirmó Nelsy Gómez, presidenta del sindicato de trabajadores hospitalarios del Tolima.

Sandra Torres, secretaria de Salud del Tolima, encendió las alarmas, pues, de acuerdo con el riesgo financiero, algunos hospitales, como el Federico Lleras, de Ibagué, y La Candelaria, de Purificación, fueron clasificados en alto riesgo, pero los temores crecen por las dificultades financieras que vive cada una de estas entidades que atienden unos 400.000 pacientes.

La situación más crítica se siente en el hospital de Purificación, que no ha podido salir del riesgo alto desde hace 4 años. Recibe pacientes de Prado, Natagaima, Coyaima, Alpujarra, Saldaña y Dolores.

“Por los atrasos en los pagos de salarios, los especialistas no quieren venir a trabajar aquí”, afirmó Carlos Raúl Fernández, gerente del hospital, y agregó que las cuentas por pagar de 8.000 millones de pesos lo asfixian; tan solo a los proveedores se les adeudan 3.000 millones de pesos.

“Hay escasez de insumos” y existen 70 procesos jurídicos, de los cuales 30 fueron fallados en contra de esta institución, indicó Fernández.

“Nuestro hospital está en la ruina”, aseguró el veedor Ancízar Rodríguez.

El hospital San Juan Bautista, de Chaparral, tiene cuentas por pagar que suman 10.000 millones de pesos, así como atrasos en pagos de supernumerarios, impuestos y hasta multas del Invima. Para rematar, las EPS le adeudan 17.000 millones de pesos, 5.000 de los cuales corresponden a deudas de las liquidadas Saludcoop y Caprecom.

En Honda, la gerente Sandra Liliana Rojas no encontró estados financieros viables para continuar con el buen funcionamiento de la institución. “Encontré un presupuesto comprometido con una cartera de 16.000 millones de pesos, y una cartera de difícil cobro por 1.500 millones”, detalló. Además, tiene 20 procesos jurídicos con pretensiones por 5.000 millones.

El hospital de El Espinal, a marzo de este año, registró deudas por 22.000 millones de pesos y las EPS en liquidación le deben 8.000. “Lo encontré con pasivos elevados”, aseguró la gerente Patricia Henao.

El Reina Sofía, de Lérida, es negativo operativamente. En el primer trimestre, sus gastos aumentaron 132 por ciento, pues adquirió compromisos de pago por 3.890 millones de pesos y tan solo recaudó 1.600 millones. “La cartera ni siquiera alcanza para cubrir los pasivos”, señaló la gerente Fanny Gómez.

Fabio Arenas Jaimes
Corresponsal de EL TIEMPO

About The Author

Related posts