• Categoría de la entrada:Sin categoría

Sneyder Rivera Sánchez,  Economista,  Investigador en Cedetrabajo y la Red por la Justicia Tributaria en Colombia.

A pesar de no ser considerado Paraíso Fiscal, Colombia se parece cada vez más a estas jurisdicciones.

Un paraíso fiscal es un territorio en donde se mantienen cuentas bancarias o constituyen sociedades a las cuales se exime u ofrece beneficios en el pago de impuestos a los inversores extranjeros[1].

A pesar de esta definición, se puede ir un poco más a fondo en el tema. No solo se deberían considerar las inversiones que cuida el sector financiero y empresarial en las jurisdiccionesoffshore (costa afuera), sino que se debería tener en cuenta otras inversiones, no propiamente pertenecientes al sector financiero, que aunque no están protegidas por los bancos se encuentran protegidas por los gobiernos de distintas naciones.

Este parece ser el caso colombiano. Por referenciar algunos datos, entre 2010 y 2012 la Inversión Extranjera Directa en Colombia (IED) creció 131,7%, pasando de 6.753,2 millones de dólares en 2010, a 15.649,4 millones en 2012[2].

Aunque los paraísos fiscales se caracterizan por las inversiones en el sector financiero, en Colombia lo más rentable es invertir en el sector de recursos extractivos, donde se encuentra a subsectores como el petróleo y la explotación de minas y canteras. La inversión en estos dos subsectores creció 93,0% y 32,0% respectivamente entre 2010 y 2012, y al cierre del año anterior fueron los sectores que recibieron la mayor inversión en el país, por encima de la agricultura (US$75 millones); manufacturas (US$1.982 millones); electricidad, gas y agua (US$819 millones); construcción (US$175 millones); comercio, restaurantes y hoteles (US$1.420 millones); transportes, almacenamiento y comunicaciones (US$2.023 millones); servicios financieros y empresariales (US$1.500 millones); y, servicios comunales (desinversión de US$50 millones).

Esta situación se suma al ya reformado Estatuto Tributario, a partir de la Ley 1607 del 2012, que cada vez beneficia más a los grandes capitales, representados en las multinacionales que operan en el país, principalmente en el sector minero-energético. Entre los beneficios que tienen las empresas pertenecientes a este sector están:

  • Deducción de las regalías en el pago del impuesto a la renta. Por este concepto se estima que el Estado ha perdido 13,3 billones de pesos entre 2005 y 2011[3].
  • En la última reforma tributaria, aprobada en diciembre del 2012, se eliminaron las contribuciones parafiscales del Sena, ICBF y Salud. Reducción en 13,5 puntos porcentuales en el costo de nómina con el argumento de un aumento en el empleo. Cabe recordar que el sector minero es de los que menores aportes hace al empleo del país, solo el 1,3% del total de la población ocupada[4].
  • No existe impuesto a los dividendos ni a la venta, o colocación, de acciones en Bolsa.
  • Reducción del impuesto a las ganancias ocasionales del 33% al 14%.
  • Reducción del impuesto a la renta del 33% al 25%, creando un impuesto complementario, CREE, del 9% en 2013, 2014 y 2015, que bajará al 8% en el 2016. El CREE, según las cifras, no ha cumplido con las expectativas del Gobierno. Entre mayo y septiembre se recaudaron poco más de 1,6 billones de pesos, y el gobierno esperaba recaudar 4,6 billones al término del 2013, una meta difícil de cumplir.
  • Eliminación del impuesto a las remesas. Fue con el artículo 78 de la Ley 1111 de 2006 con el que se derogaron los artículos 319 a 324 del Estatuto Tributario, normas que regulaban la liquidación del “impuesto complementario de remesas”, impuesto que se liquidaba junto con el impuesto de renta[5]. Con la eliminación de este impuesto, el país dejó de recaudar 16.700 millones de pesos, dado que los inversionistas extranjeros se quejaban constantemente, ya que consideraban el impuesto discriminatorio y un estorbo[6].

Estos son algunos de los beneficios que el capital extranjero puede llegar a obtener si invierte en Colombia, no sólo se necesita de un sector financiero, cuando existe un gran potencial de explotación de recursos que distintos gobiernos se han empeñado en entregar al capital extranjero.

Finalmente, a lo anterior se suma la falacia del Decreto 2193 que reglamenta los paraísos fiscales en Colombia. El decreto no incluye a países involucrados en recientes escándalos como el de Interbolsa y Castilla, que se llevaron a cabo en Luxemburgo y Curazao. Además, se excluye el paraíso fiscal incluido en la mayoría de listas de los países que las elaboran, Panamá.

Nada más de estos tres países llegaron 944,1 millones de dólares en 2012, y desde Colombia salieron 737,7 millones de dólares durante el mismo año.

Así, Colombia a pesar de no ser considerado paraíso fiscal, cada vez atrae más inversionistas que pueden aprovechar los beneficios y sectores, como el extractivo, que les ofrece el Gobierno, eso sin contar con los innumerables vacíos legales a los que las grandes multinacionales acceden.

Por estas y otras razones Colombia se ha convertido en un paraíso hecho a la medida del capital extranjero, en manos de las multinacionales que operan en el país.


[1] Guía de Inversiones Offshore.

[2] Datos del Banco de la República.

[3] Justicia Tributaria (2012). Propuesta para incrementar la participación del Estado en la Renta Minero-Energética y eliminar beneficios tributarios. Bogotá: 13 de diciembre del 2013. Disponible EN: http://justiciatributaria.co/propuesta-para-incrementar-la-participacion-del-estado-en-la-renta-minero-energetica-y-eliminar-beneficios-tributarios/

[4] Las cifras corresponden al trimestre Julio-Septiembre del 2013 (DANE).

[5] Actualícese (2008). ¿Quiénes liquidarían impuesto de remesas en las declaraciones de renta año gravable 2007? Bogotá: 22 de febrero del 2008. Disponible EN:http://actualicese.com/actualidad/2008/02/22/quienes-liquidarian-impuesto-de-remesas-en-las-declaraciones-de-renta-ano-gravable-2007/

[6] Cámara de Comercio Colombo-Americana & Confecámaras (2005). El Sistema Tributario Colombiano: Impacto sobre la eficiencia y la competitividad. Bogotá: 31 de agosto del 2005. Disponible EN: http://www.dian.gov.co/descargas/servicios/OEE-Documentos/Estudios/Tributacionycompetitividad.pdf