• Categoría de la entrada:Sin categoría
Bogotá_
Después de conocerse que los confeccionistas y zapateros le pidieron al Gobierno Nacional ampliar los aranceles adicionales a las importaciones de los productos de este sector, la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) expresó su malestar con la propuesta y dijo que el decreto, que está vigente desde marzo de este año, está mal diseñado.

Así lo manifestó Guillermo Botero, presidente de Fenalco, quien argumentó que si se amplia por dos años se cerrarán más plantas como consecuencia de la caída de la demanda interna por cuenta de la subida de los precios al consumidor y sentencia la posibilidad de que se amplíe la medida asegurando que “todo el mundo es libre de suicidarse”.

Además afirmó que hasta el momento ha tenido efectos negativos sobre la producción, las ventas y el empleo en estos sectores, que en lo corrido del año acumulan caídas de más de 9% según cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane).

“La demanda se contrae cuando suben los precios. Segundo, los comercializadores nacionales no están en condiciones de comprar porque tienen que honrar los compromisos que tenían antes y gastarse la plata para pagar el arancel. Tercero, el Gobierno se va a acabar echando al bolsillo US$700 millones por concepto de aranceles que tendremos que pagar más los colombianos”, dijo Botero, y agregó que “el Gobierno puede proteger lo que tenga que proteger y no hacer unas cosas genéricas sin estudio alguno. Ahí por ejemplo están gravados productos que no tienen producción nacional, no está protegiendo a nadie”.

Por su parte, Carolina Blackburn, directora ejecutiva de la Cámara Colombiana de la Confección y Afines (Cccya), dijo que gracias al Decreto 074 de 2013, por el que se establecieron las medidas que por el momento estarán vigentes hasta el 1 de marzo de 2014, se han creado más empleos en el sector y se está recuperando la producción del sector.

“Con los importadores legales hemos estado sentados en un ejercicio constante desde que se sancionó el decreto, para buscar fórmulas para seguir atacando las importaciones a precios bajos y buscar que a ellos no les toque tanto. Eso se ha estado trabajando con el mismo Fenalco. Somos conscientes de que esos buenos importadores tampoco se deben desestimular. Esperamos que el trabajo conjunto con ellos termine en un acuerdo en los próximos días”, señaló Blackburn y agregó que “estamos llamando a la concordia y a buscar espacios de concertación”.

El ambiente externo
Después de que entró en vigencia la medida, Panamá la demandó ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) porque esos aranceles exceden el tope que se les puede cobrar a algunos de esos productos, asunto del que también se habló en un estudio hecho por la Universidad Sergio Arboleda y contratado por Fenalco.

“La demanda con Panamá es una realidad. Esperamos que el ejercicio gremial que está haciendo la Cccya para buscar esfuerzos entre toda la cadena, sirva de insumo para que esa demanda ante la OMC no prospere o se desista”, agregó Blackburn.

Tendrían más ventajas los competidores
Según el presidente de Fenalco, Guillermo Botero, la permanencia de los aranceles adicionales a las confecciones y el calzado terminarán beneficiando a otros competidores de la región. “Los países a los cuales no les pueden imponer la medida van a encontrar en Colombia un mercado atractivísimo: ecuatorianos, peruanos, próximamente panameños, americanos, algún día los europeos, Chile, Argentina. Todo lo que puede entrar por los convenios que tiene firmado el país. A ellos no les pueden imponer esa medida”, dijo Botero.

Las opiniones

Guillermo Botero
Presidente de Fenalco

“El Gobierno se va a acabar echando al bolsillo US$700 millones por concepto de aranceles que tendremos que pagar más los colombianos”.

Carolina Blackburn
Directora de la Cccya

“Con los importadores legales hemos estado sentados en un ejercicio para buscar fórmulas para seguir atacando las importaciones a precios bajos”.

Camilo Giraldo Gallo
cgiraldo@larepublica.com.co
La República.