• Categoría de la entrada:Sin categoría

En la última década del siglo pasado, una vez promulgada la Constitución de 1991, el gobierno de César Gaviria T. procedió a introducir las reformas que requería el Sistema de la Educación Superior para adecuarlo a los nuevos condicionamientos impuestos por el modelo de la Apertura Económica. El ideario neoliberal considera a la educación superior una “mercancía”, que en la modalidad de “servicio público cultural” es ofrecida a la población, permitiéndole a quién la adquiera acceder a una ubicación privilegiada en la estructura ocupacional y social del país, pudiendo recuperar la inversión y beneficiarse tanto él como su familia. Es por ello que, aduciendo razones de equidad social, el gobierno determinó que la financiación de este nivel educativo debe excluirse de la esfera estatal y asumirlo la familia, con base en el nuevo precepto constitucional1.

Descargar (PDF, 18KB)