• Categoría de la entrada:Sin categoría
a5
El Espectador 25 MAYO 2016

La extracción de carbón está en su fase final y la idea es que “permita mantener los niveles de producción en el orden de ocho o nueve millones de toneladas”, dice Amílcar Valencia.

En tiempos de conciencia ambientalista el anuncio del realineamiento de un cuerpo de agua podría causar fuerte impacto en la sociedad. Pero cuando se conoce que es la cuarta vez que el arroyo San Antonio, en el Cesar, va a sufrir esta necedad del ser humano, la noticia pasa un poco inadvertida. Sin embargo, cuando se conoce que el proyecto lo realiza una multinacional, entonces se pasa de claro a oscuro.

Drummond, la empresa multinacional que opera el contrato minero de carbón La Loma, en Cesar, garantiza que “el proyecto no generará pérdida de agua” y que en su recorrido mantendrá el mismo caudal.

El realineamiento se realiza aguas abajo de la cabecera municipal de La Jagua, sin afectar las actividades “de recreación y turismo que los habitantes de este municipio suelen realizar aguas arriba del proyecto, en el cruce de la vía La Jagua-Las Palmitas con dicho cauce”, señala un estudio de la multinacional.

Amílcar Valencia, gerente ambiental de Drummond, dijo que el proyecto autorizado por la ANLA (Autoridad Nacional de Licencias Ambientales) busca ampliar la explotación del proyecto minero de La Loma, y para hacerlo “es necesario realinear el cauce” del arroyo San Antonio. “Eso significa reubicarlo en otro sitio para que se pueda acceder al carbón que está en ese cauce”. Las autoridades ambientales autorizan realinear un cauce que en el pasado ya había sufrido este proceso.

Valencia reafirma que la iniciativa surtió los procesos exigidos con el fin de evitar tropiezos en su ejecución. Los reparos llegaron de habitantes de Boquerón, alejados del proyecto, liderados por la ONG Tierra Digna. La iniciativa comenzó a desarrollarse en noviembre de 2014, desde la presentación de los estudios ambientales.

Las exportaciones de carbón efectuadas por la Drummond en 2015 ascendieron a 28 millones de toneladas y pagó por regalías y compensaciones US$73 millones. Desde 1995, la multinacional del carbón ha efectuado ventas externas por 343,8 millones de toneladas, pagando regalías y compensaciones por US$2.358 millones; y por impuestos y contribuciones ha cancelado US$1.528 millones.

Ganando espacio

Para continuar incrementando la explotación del mineral, la empresa requiere ganarle espacio al cauce del arroyo San Antonio. “Nunca una licencia (ambiental) es una garantía”, dice Amílcar Valencia al contemplar la posibilidad de que en los siguientes días se pueda presentar una acción en contra de la iniciativa. “Llevamos tres realineamientos y en la audiencia pública para esta cuarta no se presentó ningún reclamo frente a la condición ambiental del proyecto”. Valencia dice que hacia finales de 2055 el arroyo volverá a su cauce natural.

El informe de la empresa indica que el realineamiento consiste en la construcción de un canal de 9,2 kilómetros en la cuenca baja del arroyo, de acuerdo con el diseño del Departamento de Hidráulica de la Escuela Colombiana de Ingeniería. “El suministro de agua de consumo humano de las poblaciones ubicadas en la zona del proyecto proviene de pozos subterráneos”, dice el estudio, donde también reconoce que el proyecto minero La Loma y la misma expansión que permitirá la modificación del cauce se ubica a 14 kilómetros de La Loma, a 13,9 kilómetros de El Boquerón, a 9 kilómetros de La Aurora y a 10,2 kilómetros de Las Palmitas, como poblaciones más cercanas.

El Espectador informó en la versión digital del 19 de mayo de 2016 que “en el marco de la Audiencia Pública Ambiental, llevada a cabo el 29 de enero de 2016 en La Jagua de Ibirico (Cesar), las secretarías de Minas y de Ambiente de la Gobernación del departamento manifestaron que hay una escasez de agua que ha derivado en un desabastecimiento para los municipios y que están cerca de la declaratoria de calamidad”.

La producción de carbón de esta explotación minera se encuentra en decrecimiento y la iniciativa permitirá revertir la tendencia. Está en su fase final y la idea es que “permita mantener los niveles de producción en el orden de ocho o nueve millones de toneladas (de carbón)”, dice Valencia. Es decir, que hacia el año 2019 permitirá extraer 32 millones de toneladas.

Vaivenes del cauce

El primer realineamiento del cauce del arroyo San Antonio fue realizado por la multinacional Drummond en 2004 y afectó una longitud de 1.539 metros, permitiendo alcanzar una producción en ese año de 20,7 millones de toneladas. El segundo desvío, realizado en 2008, contempló una longitud de cauce de 9.890 metros, para recuperar reservas de carbón de 25 millones de toneladas.

La tercera desviación, ejecutada en 2011, afectó una longitud de 2.200 metros, para recuperar reservas de carbón de cinco millones de toneladas. La ANLA dio vía libre al plan de manejo ambiental del proyecto minero de La Loma a la empresa Drummond, a través de la Resolución 384 de 2016.