• Categoría de la entrada:Sin categoría
El Decreto 2910 de 2013 que fijó la importación con cero arancel de piezas y partes de vehículos que no se fabriquen en el territorio nacional abre una brecha entre las ensambladoras y los autopartistas.

Mientras el primer grupo de empresas considera que este tipo de iniciativas le da un impulso al montaje local de vehículos, los fabricantes de piezas y accesorios para carros aseguran que la medida no es suficiente para ver crecer a su industria.

Según cifras de Asopartes, las ventas de este sector cerrarán este año en US$4.000 millones, una cantidad que es aproximadamente 5% inferior a lo facturado el año pasado.

“El Programa de Fomento para la Industria Automotriz (Profia) es en cierta medida provechoso para el mercado en general, pues a medida que le va bien a las ensambladoras, los autopartistas corremos con la misma suerte. No obstante, nos hubiese gustado que el Gobierno creara una política puntual para promover la creación de nuevas empresas que fabriquen autopartes”, precisó Tulio Zuloaga, presidente de Asopartes.

La preocupación del representante gremial de los autopartistas se basa en que como las ensambladoras podrán importar, con beneficios arancelarios, piezas y partes automotrices que no se fabriquen en el país, ya no habrá motivación ni necesidad para que una empresa local inicie la producción de ese componente ausente en el mercado nacional.

Algunas de las autopartes que no se fabrican localmente son: partes del motor y clutch, piezas de suspensión, algunos tipos de rodamiento y algunas partes de latonería. Hay otros accesorios que si bien se fabrican en el país, han venido disminuyendo en su producción, como el caso de las llantas, con el cese de la fabricación de Michelin; y el de los vidrios, con el cierre de la planta en Barranquilla de Saint Gobain.

“Lo que genera este decreto es una mayor competencia, pues tenemos que demostrar que es mejor que acudan a los autopartistas locales, en vez de hacer compras en el exterior”, agregó el presidente de Asopartes.

Ser competitivos es precisamente el reto que tienen los autopartistas con esta nueva política según lo resaltó el presidente de Acolfa (Asociación Colombiana de Fabricantes de Autopartes), Camilo Llinás. “El decreto es un paso importante hacia la transparencia de la relación comercial entre ensambladoras y autopartistas. A la vez, permitirá que este último sector ratifique su condición de ser más competitivos”.

El vocero adelantó a LR que se esperan nuevas medidas dentro de la nueva política automotriz, pues el Gobierno, las ensambladoras y los representantes del Programa de Transformación Productiva (PTP) continúan en reuniones permanentes para mejorar la productividad y rentabilidad de todos los actores que integran la cadena industrial automotriz.

“El año que viene se seguirán anunciando estrategias y planes dentro del Profia. Y seguramente, ahí se atenderán los llamados de otros sectores como los autopartistas”, expresó Llinás.

Lo que han dicho las marcas
En la primera semana de diciembre, durante un Inside con LR, el presidente de Renault-Sofasa, Luis Fernando Peláez, advirtió que la industria automotriz podría verse reducida si no se aprobaban políticas como la importación de autopartes con cero arancel.

“Si no hacemos algo en el corto o largo plazo, la industria de ensamble se verá reducida a su mínima expresión (…) vamos a ver plantas con máximo un turno de trabajo para atender la demanda local de modelos. Fábricas de 80.000 vehículos, como Renault, van a estar en 25.000 vehículos al año. Y eso golpea en la cadena autopartista”, dijo Peláez.

El presidente de GM Colmotores, Jorge Mejía, también se refirió sobre este tema durante un Inside. “Hoy en día se puede traer un auto con 0% de arancel, siempre y cuando 34,6% de los materiales sean nacionales. Con el Profia los ensambladores tienen libertad de variar ese porcentaje: si es más competitivo importar ciertas partes y conservar descuentos tributarios”, señaló.

Llegada de autos eléctricos sube a 750 unidades al año
El segundo decreto que el pasado miércoles emitió el Ministerio de Hacienda fue el de la importación de vehículos eléctricos con cero arancel. En Colombia ya se estaban trayendo carros de este tipo con este beneficio arancelario, pero no llegaban a 200 unidades. Con el Decreto 2909 de 2013, esta cifra sube a 750 autos eléctricos anuales, más otros 750 vehículos con motor híbrido, que se importarán con un arancel de 5%. La norma también incluye el ingreso de 100 estaciones de carga rápida (Electrolineras) y 1.500 sistemas de carga domiciliaria con cero arancel.

Las opiniones

Camilo Llinás
Presidente de Acolfa

“El decreto es un paso importante hacia la transparencia de la relación comercial entre ensambladoras y autopartistas”.

Camilo Montes Pineda
Gte del Programa de transformación productiva

“Un régimen similar existe en México y ha sido determinante para que este país hoy pueda competir mano a mano en el mercado de los Estados Unidos”.

Tulio Zuloaga
Presidente de Asopartes

“Al cierre de 2013 las ventas de autopartes en el país sumarán US$4.000 millones, esto es casi 5% menos que lo registrado el año pasado”.

Vanessa Pérez Díaz
vperez@larepublica.com.co
La República
Siguiente entradaLeer más artículos