Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en el título
Buscar en el contenido
Post Type Selectors
Filtrar por categoría
Actualidad Industrial
Agro
Apunte Económico
Bernardo Useche
Blog
Boletín del sector agropecuario
Boletín mensual
Boletines
Cambio Climático
Cartilla
Cedetrabajo en las regiones
Ciencia
Comercio exterior
Comunicados de prensa
Enrique Daza
Eventos
Género
Helen Rojas
Helen Rojas
Industria
Informe SIA
Internacional
Investigaciones
Justicia Tributaria
Leonardo Jiménez
Mercado Laboral
Miguel Ángel Rodríguez
Nuestros análisis
Problemática Social
Publicaciones
Salud

El Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea: Promesas Incumplidas y Desigualdades Comerciales

Ago 11, 2023

El tratado de libre comercio con la Unión Europea es el eje de las relaciones económicas de ese bloque con Colombia, se complementa con la alianza militar con la OTAN como Socio Global y con la adscripción histórica a los criterios de Occidente sobre el enfrentamiento entre bloques a nivel mundial.

En enero de 2009, Colombia, Ecuador y Perú iniciaron las negociaciones con la Unión Europea (UE) para un TLC que se extendió por dos años y siete meses y culminó con la firma el 26 de junio de 2012. El objetivo inicial fue suscribir un acuerdo que abarcara la cooperación, el diálogo político y aspectos comerciales.


El Parlamento Europeo aprobó el acuerdo el 11 de diciembre de 2012, y su aplicación provisional comenzó el 27 de febrero de 2013. Por parte de Colombia, el proceso de aprobación interna concluyó el 5 de junio de 2013, sancionado mediante la Ley 1669 del 16 de julio de 2013.


El Acuerdo Comercial arrancó en Colombia a partir del 1° de agosto de 2013, con carácter provisional, debido a que uno de los parlamentos de Bélgica no lo ha ratificado y se requiere la aprobación previa de cada Estado para ciertos aspectos del mismo, como el desarme y la no proliferación de armas de destrucción masiva, las relaciones con otros acuerdos internacionales y la solución de disputas.


En el acuerdo no se incluye lo referente a las inversiones, pero se ha complementado con acuerdos de inversión con España, Reino Unido, Suiza y Francia. Se establece una eliminación arancelaria total a los 10 años de entrada en vigencia, con la excepción de algunos derivados lácteos que se desgravarán totalmente dentro de 5 años.

Según informe del Centro de Estudios para el Trabajo- CEDETRABAJO, el balance en términos de valor agregado es claramente desfavorable para Colombia: “el 57% de los dólares que se movieron en este mercado fueron producto de las ventas de manufacturas europeas, mientras que las colombianas movieron el restante 43%, distribuidas en 20% de productos mineros, 16% de manufacturas y 7% de productos agropecuarios.”

El Balance del Comercio: Exportaciones e Importaciones

Después de Estados Unidos y ALADI, que concentran el 27,6% y el 25,7% de las exportaciones de Colombia, los países de la Unión Europea mantienen el tercer lugar con un 14% de las compras. Es decir, que el TLC no incrementó el tamaño relativo de este mercado, como se prometió.


La relación comercial entre Colombia y la Unión Europea se destaca por la exportación de minerales colombianos y la importación de manufacturas europeas. El balance en términos de valor agregado es claro, el 57% de los dólares que se movieron en este mercado fueron producto de las ventas de manufacturas europeas.


Las ventas colombianas movieron el restante 43%, distribuidas en 20% de productos mineros, 16% de manufacturas y 7% de productos agropecuarios. Pero dentro de las manufacturas se incluyen algunos productos semiprocesados o con poco valor agregado como el café o el azúcar, lo cual disminuye el peso de la industria manufacturera en las exportaciones colombianas. (Gráfica 1.)

El Valor del Volumen de Comercio: Tendencias en el TLC

El valor del volumen de comercio durante la aplicación del TLC con la UE, entendido como la suma de las exportaciones e importaciones, ha mostrado una tendencia a la baja continua con un rebote en 2022.

En 2014, se movieron unos 16.500 millones de dólares en valores corrientes entre exportaciones e importaciones. Entre 2016 y 2020, la cantidad de dólares se redujo a 10.900 millones de dólares al año. Sin embargo, para 2022, el mercado superó los niveles de 2014, comerciándose bienes por 18.600 millones de dólares. (Gráfica 2.)

Desafíos en las Cantidades de Comercio: Carbón y Petróleo

A pesar del crecimiento en valor, en términos de cantidades de productos, el comercio entre Colombia y la Unión Europea ha experimentado un retroceso significativo. Entre el carbón y el petróleo se pasó de intercambiar 44,4 millones de toneladas de productos en 2014 a 21,3 millones en 2022. Esto implica que, aunque el comercio creció un 13% en valor, disminuyó en un 50% en términos de cantidades de productos. (Gráfica 3.)

Este retroceso en cantidades se explica por la reducción de las compras de carbón y petróleo colombiano, que suman el 76% y 6,8% de las toneladas de productos exportados por Colombia, reduciéndose en cerca de 25 millones de toneladas durante el TLC. De hecho, la minería es la única actividad con una tendencia decreciente en el volumen de comercio en términos de cantidades.

Comercio de Manufacturas y Agropecuarios

Colombia y la Unión Europea aumentaron el comercio de manufacturas en los últimos años. Pasaron de intercambiar 2,7 millones de toneladas de manufacturas en 2014 a 3,9 millones en 2022, siendo la mayoría de estas manufacturas europeas.

También, los productos agropecuarios comercializados crecieron, pasando de un millón de toneladas en 2014 a 1,7 millones en 2022, principalmente exportados por Colombia.

Principales Productos de Exportación: Carbón y Petróleo

Según las cifras del DANE, entre 2013 y 2022, cinco productos básicos concentraron el 75% de las ventas de Colombia a la Unión Europea, generando en promedio 4.028 millones de dólares al año al país. Los principales productos exportados son el carbón (32%), petróleo (15%), café verde (13%), banano (10%) y oro (5%). (Gráfica 4.)

Aunque las exportaciones de carbón y petróleo se vieron afectadas durante la pandemia, la reactivación de la economía mundial en 2021 y 2022 permitió una recuperación importante. El buen comportamiento de los precios del carbón y el petróleo por cuenta de las dificultades en los canales de suministro y la guerra en Ucrania contribuyeron a este repunte. En 2022, el país vendió a la UE 18,6 millones de toneladas por valor de 8.022 millones de dólares.

Exportaciones sin Minería: Crecimiento en Manufacturas y Agropecuarios

Si excluimos de la ecuación los productos de minería, el panorama cambia. El 71% de los ingresos de Colombia en este mercado fueron productos manufacturados, lo que representó el 51,5% de las toneladas de productos no mineros enviados a la UE.

Las cantidades de productos agropecuarios y manufacturados exportados a la UE pasaron de 1,8 millones de toneladas a 3,3 millones entre 2014 y 2022, lo cual representó en términos de valor un crecimiento del 78,7%.

Las exportaciones de manufacturas más complejas, excluyendo la industria alimenticia, el cuero, los metales preciosos y los derivados del carbón y el petróleo, han mostrado una tendencia creciente en los últimos años. Específicamente, en el año 2022, se observó un significativo aumento en las cantidades de manufacturas enviadas a Europa en comparación con el año 2014.

Recomendamos |El negativo impacto de los paraísos fiscales

En términos de valor, durante el TLC, las exportaciones de estas industrias se mantuvieron casi constantes. En 2014, estas exportaciones alcanzaron los 503 millones de dólares y, entre 2016 y 2020, tuvieron un promedio anual de 389 millones de dólares.

Sin embargo, se produjo una recuperación en 2022, con ventas de 504 millones de dólares. La exportación de estas manufacturas aumentó en un 26% pasando de 168 mil toneladas en 2014 a más de 212 mil toneladas en 2022.

Exportaciones Manufactureras: Algunos Sectores en Crecimiento

A pesar del crecimiento en las exportaciones manufactureras, una parte considerable está compuesta por productos de poco valor agregado como los de la industria alimenticia o de confecciones, representando cerca del 42% de las exportaciones. Otro 11% corresponde a productos químicos básicos, plásticos y artículos de cuidado. La industria de productos de caucho y plástico lidera con un 8,3%, seguida por la industria del cuero con el 7% y las confecciones con el 5,35%.

El resto de actividades manufactureras ha tenido un desempeño desfavorable. Representando menos del 3% de las exportaciones a la Unión Europea, estas ventas experimentaron una disminución durante el TLC.

Importaciones desde la Unión Europea

La Unión Europea ha consolidado su posición como un importante proveedor de bienes manufacturados para el país.

El 98% de las compras de Colombia a la Unión Europea corresponden a productos manufacturados. Entre ellos, destacan los productos farmacéuticos, aviones, barcos y otras aeronaves, sustancias y productos químicos, maquinaria y equipo de uso general y particular, así como vehículos automotores y equipos eléctricos, informáticos, electrónicos y ópticos. Estos productos representan aproximadamente tres cuartas partes de las importaciones colombianas desde la Unión Europea. (Gráfica 5.)

En términos de países de origen, Alemania es el principal proveedor de productos para Colombia, seguido por Francia, España, Italia, Países Bajos y Bélgica.

A pesar de las oportunidades que ofrece el mercado europeo para las exportaciones colombianas, la balanza comercial entre Colombia y la Unión Europea sigue siendo negativa para el país. Mientras las importaciones desde Europa han mostrado un crecimiento constante en términos de valor y volumen, las exportaciones colombianas han enfrentado altibajos, especialmente en el sector minero y ese ritmo depende más de las variaciones en la economía europea que a una penetración estable en los mercados de ese bloque.

Es importante que Colombia trabaje en políticas comerciales que promuevan la competitividad y diversifiquen la oferta exportable. Reducir la dependencia de las materias primas y fortalecer sectores como la industria manufacturera y los productos agropecuarios es indispensable, pero la relación comercial asimétrica que beneficia a la Unión Europea, hace necesario un replanteamiento de fondo del mismo.

Balance ambiental y laboral

El Título IX del Acuerdo Comercial entre Colombia y la Unión Europea (UE) contiene disposiciones ambientales y laborales. Aunque se suscribieron compromisos relacionados con el desarrollo sostenible, protección ambiental, acuerdos multilaterales sobre el medio ambiente, entre otros, diversos informes indican que estos compromisos no se han cumplido.

En cuanto a las disposiciones ambientales, la “promoción de la participación pública” no se ha cumplido, y la Consulta Popular, un mecanismo para que las comunidades opinen sobre proyectos que afectan su territorio, ha sido desvirtuada por los gobiernos. Esto ha llevado a un alto número de conflictos en Colombia.

Además, los proyectos económicos impulsados por el TLC con la UE han generado conflictos con comunidades locales y daño a ecosistemas habitacionales. La falta de protocolos ambientales en el cierre de minas y la explotación de recursos sin considerar necesidades sociales y ambientales son también preocupantes.

El asesinato de líderes ambientales ha continuado sin mejoras, lo que refleja un fracaso en los compromisos del Título IX. La capacidad técnica e institucional para tratar temas ambientales ha mostrado poco avance y el sector ambiental sufre desfinanciamiento y cooptación por sectores económicos poderosos.

En temas laborales, también se ha incumplido en gran medida. Aunque se anunció desarrollo normativo para mejorar estándares laborales, en realidad son pocas normas y su vigilancia es deficiente. La libertad sindical tampoco ha avanzado y se han usado figuras como pactos colectivos con trabajadores no sindicalizados y contratos sindicales para encubrir relaciones laborales.

Todo esto se debe en parte a la debilidad institucional de los organismos de control ambientales y el Ministerio de Trabajo, que cuenta con bajo número de inspectores y precaria contratación.

Recientemente el gobierno colombiano ha estimulado la inversión europea en energía renovables y anunciado como fuente de exportaciones el hidrógeno verde. Mientras que en Europa se mantiene la producción de energía con combustibles fósiles en gran medida. El gobierno se muestra dispuesto a la exportación de productos minerales y energéticos para la agenda verde europea, lo cual puede convertirse en una nueva etapa de dependencia de la exportación de productos básicos a cambio de manufacturas.

En resumen, durante los años del TLC con la UE, no se ha logrado un acceso exportador estable, tampoco una reducción de la dependencia de la exportación de productos básicos, ni una diversificación de la oferta exportable ni un avance sustancial en garantías ambientales, laborales y sindicales, y varios compromisos han sido incumplidos tanto en el discurso como en la práctica.

Fuente: Las cifras presentadas en este informe, se desprenden del análisis de los microdatos del DANE.

Blance-TLC-DI

Comparte esta publicación

Publicaciones Relacionadas

Traducir »