Breve mirada a un pionero de la ciencia en la Colonia Mutis.

Cuando España arribó a estas tierras sus naos traían, además de la espada y la cruz, las formas más atrasadas de organización social del continente europeo. Mientras en Holanda, Francia, Alemania e Inglaterra se gestaba una nueva sociedad, las gentes en Iberia iban a contracorriente de la historia. La neblina del Medioevo era el telón de fondo del diario vivir en la Nueva Granada. Pero un gaditano, José Celestino Mutis, llegó a este continente con lo más avanzado de la ciencia europea del momento: Galileo, Kepler, Newton, Linneo y tantos otros. El trabajo de Mutis y su magna obra, la Expedición Botánica, fueron el relámpago ideológico previo a la tormenta de insurrección que terminaría por derrotar al imperio español. Muchos de sus alumnos estuvieron después al frente de la gesta libertadora. La vigencia histórica de Mutis permanece, más aún cuando hoy el imperio de las barras y las estrellas pretende condenarnos a la oscuridad de la ignorancia.

Descargar (PDF, 426KB)