Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en el título
Buscar en el contenido
Filtrar por categoría
Actualidad Industrial
AnalíCELU
Apunte Económico
Bernardo Useche
Blog
Boletín del sector agropecuario
Boletines
Cedetrabajo en las regiones
Ciencia
Comunicados de prensa
Ecopetrol al día
Enrique Daza
Eventos
Helen Rojas
Informe SIA
Investigaciones
Leonardo Jiménez
Miguel Ángel Rodríguez
Nuestros análisis

En peligro el excelente servicio de salud de ECOPETROL

Mar 24, 2022

En el artículo 279 de la Ley 100 de 1993 se exceptuó del sistema de aseguramiento en salud a los trabajadores de la Empresa Colombiana de Petróleos, Ecopetrol. En consecuencia, se creó un sistema de salud particular que tiene una rectoría: la comisión nacional de salud integrada por representantes de la empresa y de la Unión Sindical Obrera; un plan de beneficios integral con pocas exclusiones y una red de prestadores contratados por Ecopetrol con instituciones y grupos de profesionales de medicina general (MEGAS), Pediatras (MEPAS) y Odontólogos (OGAS) que además de prestar servicios con enfoque de medicina familiar, contribuyen a la gestión del riesgo en áreas críticas de la salud de sus afiliados, incluyendo actividades de prevención y promoción de la salud. 

La financiación y la correspondiente gestión del riesgo financiero, la realiza directamente la empresa y los recursos monetarios se planean y presupuestan trianualmente, de acuerdo con las necesidades de los usuarios y mediante acuerdos pactados con los trabajadores en las convenciones colectivas de trabajo. Los servicios son gratuitos para los trabajadores en el momento de la prestación, pero obviamente es gracias a su altísima productividad, que la empresa puede financiarlos como parte de los gastos laborales. 

El sistema de salud de Ecopetrol exceptuado de la Ley 100 cubre aproximadamente a 67.000 beneficiarios. Comparados los resultados en salud para esta población con los de la población colombiana afiliada a las EPS, la diferencia es evidente. Un estudio de Cedetrabajo en el año 2016 demostró que “la tasa de mortalidad por 100.000 habitantes es menor en todos los grupos de edad de los beneficiarios del Sistema de Salud de Ecopetrol con respecto a los mismos grupos de edad en el resto de la población colombiana afiliada al sistema de aseguramiento en salud de la Ley 100…” y que  “La vida de todos los afiliados al Sistema de Salud de Ecopetrol, pero en especial la vida de los adultos mayores de 40 años está más protegida que la de los afiliados al sistema de salud de aseguramiento que rige en Colombia”. En congruencia con estos resultados, según reporte de la gerencia de salud de la empresa, para el año 2020, la esperanza de vida para los trabajadores de Ecopetrol y sus familias es de 92.9 años, mientras que a nivel nacional es de 75.9. 

Contrario al sentido común que aconseja mantener un sistema que ha demostrado un excelente desempeño en el mantenimiento y mejora de la salud de sus afiliados, la empresa en varias oportunidades ha propuesto introducir reformas para asimilarlo al modelo de la Ley 100. En un informe de 2010, Ecopetrol planteó explícitamente que “se requiere enfocarlo al aseguramiento y a la gestión del riesgo”. En 2015 presentó una propuesta de gran reforma elaborada a través de consultoría con el Consorcio de Salud y Social de Cataluña (CSC). Esta reforma, entre otras medidas, introducía una compañía aseguradora que eliminaba la rectoría del sistema con participación de los trabajadores, desarticulaba el plan integral de beneficios y establecía un sistema de Atención Primaria en Salud (APS), concebido como puerta de entrada a la prestación de servicios de acuerdo con los intereses y conveniencia del aseguramiento. Los trabajadores organizados analizaron minuciosamente la reforma del consorcio y presentaron a la empresa una contrapropuesta de mejoramiento del sistema de salud vigente. 

Los expertos internacionales que promueven las reformas de aseguramiento en salud recomiendan que cuando no es posible introducir una gran reforma, deben lograr “pequeñas reformas” que abran paso al control del sistema de salud por parte de las compañías aseguradoras, en el caso de Colombia, que permitan el control por parte de las EPS. Esto es lo que actualmente hace Ecopetrol al promover entre los trabajadores y sus beneficiarios la póliza “SiGo Vital” de Colsanitas, un plan complementario de medicina prepagada que ofrece esta EPS. 

Este plan “SiGo Vital” es un auténtico caballo de Troya en contra del sistema exceptuado de Ecopetrol. Primero, porque como lo ha explicado muy bien David Gómez, directivo de la Unión Sindical Obrera, y un conocedor a profundidad de los servicios de salud prestados por Ecopetrol, no hay nada que se ofrezca en el plan que no esté ya contemplado, o que pueda concertarse dentro del modelo de salud vigente. Con el agravante que, para facilitar el mercadeo del nuevo plan, se incumple entre otros puntos, con lo acordado en cuanto a tiempos para las citas con médicos generales y especialistas, se demora la entrega de medicamentos… En segundo lugar, porque los planes de medicina prepagada tienen como premisa el romper los planes básicos o integrales de beneficios para abrir en los servicios de salud, nichos de mercado exclusivos y cada vez más amplios a la medicina prepagada. En tercer lugar, porque estos planes de medicina prepagada están diseñados para que quien los tome, se afilie en un corto plazo, simultáneamente con los planes básicos de la correspondiente EPS. 

Si una EPS entra a competir en la prestación de servicios en Ecopetrol, además de los trabajadores y sus familias, se verán afectados los profesionales y las instituciones actualmente contratadas como prestadores (en 2020, 1863 contratos con prestadores) y se perderá el conocimiento, la relación médico paciente y el monitoreo sobre los riesgos en salud que estos prestadores han logrado a través de los años de atención a la comunidad de beneficiarios y que han hecho realidad que en 2020 la mortalidad materna fuera igual a cero (0) y que el 98% de los pacientes diabéticos estuvieran médicamente controlados. 

En un momento en que la Academia Nacional de Medicina y otras importantes asociaciones de profesionales de la salud han propuesto 14 reformas a la Ley 100 y en que hay un acuerdo general en que urge regular las EPS, antes que la eliminación de sistemas sin EPS como el de Ecopetrol, hay que aprender de ellos. En particular, hay que aprender sobre lo que han hecho bien para evitar las muertes evitables asociadas con el actual sistema de aseguramiento en salud.  

Nota original publicada en Más Colombia

Traducir »