• Categoría de la entrada:Sin categoría

Sneyder Rivera, investigador Cedetrabajo

La caída de los precios internacionales de las commodities y las exportaciones, hacen pensar que el ‘boom’ ha llegado a su fin.

Como lo muestra Sergio Clavijo, Director de la ANIF, en su comentario del día 15 de enero, desde finales de 2012 los precios de las commodities han venido declinando, especialmente los referidos al sector energético. Dicha tendencia responde al Ciclo de las Commodities que tardan aproximadamente 40 años, siendo picos entre los 15 y 20 años. Al parecer el pico se tocó en 2008 cuando el precio internacional de distintas commodities, especialmente los energéticos, aumentaron desmesuradamente, conllevando a un aumento de los precios agrícolas, presiones inflacionarias y aumento en los niveles de pobreza extrema.

Ahora, los pronósticos hablan de una tendencial reducción en los precios internacionales de las commodities, lo cual aumenta la vulnerabilidad externa de Colombia, deteriorando la balanza de pagos. Según la ANIF, el déficit de la balanza pasará de 3,4% en 2013 a 4% del PIB en los próximos años.

Las cifras

Reflejo de la crisis que está pasando el sector minero en Colombia se ve en sus cifras. Según el Sector de Minería a Gran Escala (SMGE), el PIB minero (sin hidrocarburos) ha decrecido entre un 5,5% y un 6,6% en 2013, por cuenta de la reducción en 5,4% de las exportaciones de carbón, 25% en las exportaciones de oro y 5,1% en las exportaciones de níquel[1], por cuenta de la caída, principalmente, de los precios internacionales.

Los resultados   

Ante el aviso del posible fin del auge minero-energético, cabría hacer un balance preliminar de los resultados que ha venido dejando la explotación minera en el país.

  • Tres de las empresas mineras más importantes del país, Prodeco, Drummond y Cerro Matoso, han dejado un detrimento fiscal por 224.000 millones de pesos, solo por cuenta de lo que el Estado deja de recibir por regalías[2].
  • En departamentos como el Cesar y La Guajira, cunas de la explotación carbonífera en el país, la población pobre es del 91% y 89% respectivamente; “cifras que les dan el título a estos dos departamentos de los peores lugares para vivir”[3].
  • Lamentables daños ambientales que han dejado empresas como Drummond en la bahía de Santa Marta.
  • Desplazamiento de las actividades productivas del país (agro e industria). Nada más durante 2013, la industria perdió 110.000 empleos y el agro perdió 82.000[4].
  • Pérdidas para el sistema tributario del país por cuenta de los más de 200 beneficios tributarios que existen en el país, del cual el sector minero ha sacado provecho. Para la muestra un botón: entre 2005 y 2011 se perdieron 13,3 billones de pesos por la deducción, en regalías, de las compañías mineras y petroleras del pago de impuesto a la renta.

Así, estos resultados demuestran que el auge minero vivido en Colombia durante el Siglo XXI no ha contribuido al desarrollo para el país, un país con regiones productoras sumidas en la pobreza, sin acceso a servicios públicos, sistemas de salud y educación en crisis, entre otros, hacen pensar que los recursos dejados por la minería fueron, y serán, insuficientes ante el fin anticipado del auge.



[1] La Gran Minería cerró el 2013 con cifras en rojo. Portafolio: 14 de enero de 2014. Disponible en: http://www.portafolio.co/negocios/la-gran-mineria-cerro-el-2013-cifras-rojo

[2] Contraloría calcula que la minería ha dejado un detrimento fiscal por $224.000 millones. La República: 22 de enero de 2014. Disponible en: http://www.larepublica.co/economia/contralor%C3%ADa-calcula-que-la-miner%C3%ADa-ha-dejado-un-detrimento-fiscal-por-224000-millones

[3] Pueblos carboneros viven peor que los cocaleros. El Espectador: 15 de enero de 2014. Disponible en: http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/pueblos-carboneros-viven-peor-los-cocaleros-articulo-468836

[4] Resultados de la Reforma Tributaria prueban que Santos engañó a los colombianos. Justicia Tributaria: 11 de diciembre de 2013. Disponible en: http://justiciatributaria.co/resultados-de-la-reforma-tributaria-prueban-que-santos-engano-a-los-colombianos/