• Categoría de la entrada:Sin categoría

GABELA

EL TIEMPO 23 de junio de 2015

Incremento en beneficios en pago de impuestos fue de 9,3 %. Reforma debe intervenir esa situación.

Es una realidad que Colombia necesita incrementar los ingresos públicos que el Estado obtiene por la vía de los impuestos. Pero, en medio de esa necesidad, el costo de las ‘gabelas’ tributarias sigue en aumento.

En el 2014, de acuerdo con lo señalado por el Ministerio de Hacienda en el Marco Fiscal de Mediano Plazo (MFMP), los beneficios tributarios, como estrategias utilizadas por el Gobierno para estimular a sectores rezagados, o para generar empleo, impulsar las exportaciones o atraer inversión extranjera directa, entre otros apoyos posibles, representaron 47,6 billones de pesos (solo las relacionadas con el impuesto de renta).

Esto implica un incremento del 9,29 por ciento con respecto al año pasado, cuando eran de 43,6 billones.

La cifra, equivalente a 6,8 por ciento del producto interno bruto (PIB), es más de tres veces lo que los estudios de Anif y Fedesarrollo señalan que hay que lograr en una reforma tributaria, incrementando la tarifa de algunos impuestos como el IVA, para alcanzar así los niveles de recaudo de la Ocde, club de países que pregonan buenas prácticas, al que Colombia aspira a entrar.

No son malas, pero…

Expertos en el tema señalan que las ‘gabelas’ tributarias, que se traducen en descuentos, deducciones y exenciones, entre otras, no son del todo malas. En algunos momentos han cumplido su papel, como la deducción del 30 por ciento en el impuesto de renta por inversión en activos fijos, cuando el país entró en un proceso de desindustrialización. No obstante, según un estudio realizado por el Banco Mundial, “aparte de generar un costo fiscal, en muchos casos invitan a la evasión”.

El Banco Mundial cita los casos de brechas que se forman por las diferencias impositivas de las zonas francas y el régimen especial para sociedades sin ánimo de lucro. Estas últimas, con una tarifa reducida del 20 por ciento, están en la mira para reformar su esquema de pago de impuestos. “(Que) muchas entidades lucrativas busquen mecanismos para aprovechar ese beneficio”, dijo el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, al sustentar que la próxima reforma tributaria recaerá sobre ellas. (Lea también: Habrá factura electrónica para evitar evasión de IVA)

El director de impuestos de la firma KPMG, Camilo Rodríguez, sostiene que “es claro que, si Colombia tiene la tarifa nominal del impuesto sobre la renta más alta de Latinoamérica, pero en términos de participación del PIB el recaudo más bajo de la región, es por dos razones: beneficios tributarios indiscriminados y altos niveles de evasión y/o elusión”.

La plata se necesita

Si bien la disponibilidad de mayores recursos públicos es lo que permite aumentar la inversión en programas y proyectos para beneficio de los ciudadanos, según el exdirector de la Dian Horacio Ayala, con las reformas tributarias que se proponen solo se ha recurrido a imposición de nuevas cargas para el ciudadano, mientras se mantienen o se crean más beneficios tributarios, por lo general para los que disponen de mayores ingresos.

Esto se debe, según una advertencia hecha por el Banco Mundial en un estudio al respecto, a que el país no les pone límites a las vigencias de estas ‘gabelas’ que son utilizadas en muchos lugares cuando son necesarias, pero no para que sean perennes. (Lea:Estado se ahorra 21 % del gasto en las compras públicas)

De los más de 200 beneficios tributarios que hay en el país, solo unos cinco tienen fecha límite. En consecuencia, los contribuyentes que han sido beneficiados por estas regulaciones se van habituando a ellas y suelen ofrecer una gran resistencia a su eliminación”, señala el Banco Mundial.

Ayala, por su parte, agrega que “los empresarios dan la pelea para no dejarse quitar los beneficios en materia de impuestos, con el apoyo de los congresistas, y con el argumento de que tienen demasiada carga impositiva. Pero una cosa es la tarifa nominal, que en el caso de renta es ahora del 25 por ciento (fue bajada a esa cifra desde un 33 por ciento que pagaban hasta el 2012) y otra cosa, el pago efectivo del impuesto”.

Desde esa perspectiva, según el MFMP, el impacto real para el Estado, de los beneficios tributarios aplicados en 2014 sobre el impuesto de renta, solo fue de 6 billones de pesos.

El costo fiscal es el ingreso que deja de percibir el Gobierno por el uso que hacen los contribuyentes de los beneficios contemplados en la ley”, señala el MFMP.

Empresas y ciudadanos

De acuerdo con lo establecido en este documento, el mayor boquete lo dejaron los beneficios tributarios aplicados a personas naturales, lo que impidió la entrada de 31,1 billones de pesos a la bolsa de recaudo.

Entre tanto, las ‘gabelas’ a las personas jurídicas (empresas) representaron un faltante de 16,5 billones de pesos.
Para Camilo Rodríguez, “sería clave revisar la metodología para llegar a la cifra, pues, probablemente, no todos los rubros que se computan como beneficios tributarios lo son, algunos pueden ser legítimas minoraciones estructurales del impuesto, como el caso de las rentas laborales”.

Entre tanto, cuando se mira por el costo fiscal, que según el MFMP fue de 6,7 billones, la mayor parte de este monto no ingresó al fisco, por consentir a las empresas (4,1 billón) y el resto, 1,9 billones, a las personas naturales.

Se destaca que, aunque la deducción por inversión en activos fijos fue desmontada en la pasada reforma tributaria, aún sigue causando impacto económico a la billetera pública, pues existen muchas empresas que continúan disfrutando de este beneficio debido a los contratos de estabilidad jurídica firmados para que no les apliquen ninguna modificación tributaria.

Con el IVA también hay hueco

De acuerdo con lo establecido en el Marco Fiscal de Mediano Plazo, el impuesto al valor agregado (IVA) también impactó al fisco, a través de exclusiones, exenciones y tratamientos diferenciales. Y eso que la reforma tributaria del 2012 intentó corregir las disparidades en tarifas relacionadas con dicho gravamen.

Sin embargo, según el Marco, por bienes exentos de pagar el tributo, el Estado dejó de percibir 3,4 billones de pesos.
Entre tanto, por bienes y servicios excluidos del IVA, el impacto fiscal fue de 41,7 billones de pesos.

Finalmente, el hecho de que el Gobierno haya decidido dejar una tarifa especial del 5 por ciento, en particular, que aplica a bienes y servicios de uso agrícola, para estimular a este sector, implicó un efecto de 1,1 billones de pesos. El nuevo impuesto para la equidad, conocido como Cree, pese a ser reciente, también nació con ‘gabelas’ tributarias. En 2014 representó un hueco de 8,7 billones de pesos.

http://www.eltiempo.com/economia/sectores/exenciones-de-impuestos-le-costaron-al-estado-colombiano-47-billones/15995317