Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en el título
Buscar en el contenido
Post Type Selectors
Filtrar por categoría
+57 Conexión Colombia
Actualidad Industrial
Agro
Apunte Económico
Bernardo Useche
Blog
Boletín del sector agropecuario
Boletín mensual
Boletines
Cambio Climático
Cartilla
Cedetrabajo en las regiones
Ciencia
Comercio exterior
Comunicados de prensa
Enrique Daza
Eventos
Género
Helen Rojas
Helen Rojas
Industria
Informe SIA
Internacional
Investigaciones
Justicia Tributaria
Leonardo Jiménez
Libro
Mercado Laboral
Miguel Ángel Rodríguez
Nuestros análisis
Problemática Social
Publicaciones
Salud
TLC

HUMBOLDT, LA CIENCIA EN ANCAS DE MULA POR LAS AMÉRICAS

Jul 19, 2009

Por: admin
En sus excursiones por la montaña y la llanura inmensa de Venezuela, Humboldt y Bonpland comenzaron a comprender las maravillas geológicas, biológicas y antropológicas de América, pero faltaba incursionar en los muelles y caneyes de Cuba y tomar luego el derrotero de la Cruz del Sur para internarse en la intrincada profundidad de los Andes […]

En sus excursiones por la montaña y la llanura inmensa de Venezuela, Humboldt y Bonpland comenzaron a comprender las maravillas geológicas, biológicas y antropológicas de América, pero faltaba incursionar en los muelles y caneyes de Cuba y tomar luego el derrotero de la Cruz del Sur para internarse en la intrincada profundidad de los Andes magníficos y ascender hacia las cumbres gélidas y a la vez incandescentes donde nacen los ríos y los vientos de América Equinoccial para comprender, más allá de la experiencia física y de la conciencia científica de que eran perspicaces portadores, por qué en estas tierras Amerindias la vida natural tiene un significado y unas dimensiones tan colosales, tan abrumadores frente a la geografía natural del Viejo Mundo. Ese asombro adquirió nuevas dimensiones cuando los dos misioneros científicos escalaron la gran Sierra mexicana y cuando trasegaron los ríos inmensos y las prósperas ciudades en obra negra de los Estados Unidos recién surgidos al escenario de las naciones independientes. Fueron Humboldt y Bonpland quienes por vez primera argumentaron con demostraciones científicas ante la sabia y fatigada Europa que todo lo colosal, todo lo formidable, todo lo vital del mundo del futuro provendría de la manigua y de las montañas y de los torrentes fluviales y marítimos de la América, ese raudal inconmensurable donde fluye la vida agreste sin brida y sin tregua. Tal es la idea central que se colige de esta segunda parte del artículo en memoria de la hazaña mundial de Humboldt y Bonpland.

[gview file=»http://cedetrabajo.org/wp-content/uploads/2012/08/31-3.pdf» save=»1″]

Comparte esta publicación

Publicaciones Relacionadas

Traducir »