Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en el título
Buscar en el contenido
Filtrar por categoría
Actualidad Industrial
AnalíCELU
Apunte Económico
Bernardo Useche
Blog
Boletín del sector agropecuario
Boletines
Cedetrabajo en las regiones
Ciencia
Comunicados de prensa
Ecopetrol al día
Enrique Daza
Eventos
Helen Rojas
Informe SIA
Investigaciones
Leonardo Jiménez
Miguel Ángel Rodríguez
Nuestros análisis

La agenda de Duque en los paraísos fiscales

Mar 17, 2022

Tres acuerdos en seis meses muestran el afán el gobierno de atraer cualquier clase de inversionistas ante el fracaso de los aspectos comerciales de los TLC.

En los últimos seis meses el gobierno de Duque llegó a acuerdos con tres de los mayores paraísos fiscales del mundo. Son territorios en los cuales se ocultan gigantescas fortunas para no pagar impuestos, esconder las identidades de sus verdaderos dueños, camuflar sus ganancias y realizar toda clase de operaciones opacas, muchas de ellas asociadas a dineros corruptos, mafias, prostitución, lavado de dineros y tráfico de armas, la savia que le imprime dinámica al capitalismo.

Los tres acuerdos estuvieron acompañados de sendos viajes, en noviembre de 2021 a Emiratos Árabes y en febrero de 2022 a Luxemburgo y los Países Bajos. Ya en enero de 2022 se había protocolizado el TLC con Singapur y la Alianza del Pacífico.

Todos los viajes y declaraciones hechas alrededor de los acuerdos enfatizaron la lucha contra el crimen trasnacional, la atención al cambio climático y demás temas, que lo que esconden es el afán de atraer a cualquier costo capitales extranjeros, pero paradójicamente con acuerdos para promover la inversión de fuentes que no garantizan su origen ni transparencia.

El acuerdo sobre doble tributación con Luxemburgo se hizo con el propósito explícito de que lleguen más fondos de inversión a Colombia. Porque, según Duque, “Luxemburgo es de los lugares de Europa que más está avanzando en fondos de capital”. Este país es un paraíso fiscal que se encuentra entre los diez mayores del mundo y en sus 2.500 km cuadrados y 600.000 habitantes alberga empresas creadas por multinacionales, millonarios e incluso grupos mafiosos de todo el mundo. Al menos 279 de las dos mil personas más ricas del planeta y 55.000 sociedades pantalla sin oficinas ni empleados gestionan allí activos por más de seis billones de euros. Su potencial comercial es insignificante y aunque su gobierno afirma que cumple toda la normativa europea en materia financiera y fue uno de los primeros en establecer un registro público de beneficiarios finales, facilita la creación de empresas de pantalla sobre las cuales no se puede establecer la titularidad y no exige información sobre los dueños y accionistas de los fondos de inversión.

________________________________________________________________________________

Relaciones con paraísos fiscales en los cuales no hay impuestos o los hay mínimos, ni sistemas para intercambios de información en tiempo real y completa, donde es total la falta de transparencia

________________________________________________________________________________

Unas semanas antes, a través de la Alianza del Pacifico, Duque suscribió un TLC con Singapur, que brinda servicios corporativos y financieros a inversionistas extranjeros en una escala desproporcionada con el tamaño de su economía nacional. La ciudad-Estado ofrece atractivos fiscales, bajas tasas de impuestos, exenciones de impuestos. Garantiza el secreto bancario de centros financieros extraterritoriales y se encuentra en el top 5 del Índice de quienes mantienen Secreto Financiero. La banca en Singapur está bajo el deber contractual de confidencialidad que establece que los datos del cliente no serán, de ninguna manera, divulgados por los bancos o por sus funcionarios. Singapur puede clasificarse como paraíso fiscal. Tiene tasas impositivas “efectivas” bajas y ofrece secreto financiero. También se encuentra en las listas de paraísos fiscales elaboradas por organizaciones internacionales de renombre.

Muchos lo consideran como el destino que en el futuro acogerá los capitales que ya no vayan a Suiza. Las tasas tributarias en ese país no superan el 20% y no existen los impuestos a las ganancias de capital.

En la lista publicada anualmente por el Banco Mundial, Singapur aparece en el 2016 con el ranking número dos como uno de los lugares del mundo con mayores facilidades para hacer negocios.

La más reciente noticia fue el comienzo de una negociación de Colombia con los Emiratos Árabes Unidos, uno de los paraísos fiscales más usados por los Países Bajos para millonarias triangulaciones de dineros tendientes a ocultar beneficios y crear empresas pantalla, sin exigir que las empresas que se creen realicen actividades en su territorio y, aun así, declarar sus beneficios allí.

Fortalecer las relaciones con paraísos fiscales en los cuales no hay impuestos o los hay mínimos, como tampoco sistemas para intercambios de información en tiempo real y completa, donde es total la falta de transparencia y donde brillan por su ausencia las actividades económicas sustanciales, lo que refleja es que, ante el fracaso de los aspectos comerciales de los Tratados de Libre Comercio, el gobierno quiere atraer a toda clase de inversionistas. Se trata en su mayor parte de capitales especulativos o interesados en extraer la máxima ganancia de la extracción de minerales o de la especulación con materias primas. Y lo peor, el gobierno se hace cómplice, pues no pocas veces están asociados a la delincuencia trasnacional, no solo vinculada al crimen sino a conductas irregulares, ligadas a la evasión y elusión tributaria. Es el gobierno jugando a fortalecer las grandes fortunas escondidas en territorios opacos.

Nota original publicada en Las 2 Orillas.

Traducir »