• Categoría de la entrada:Sin categoría

porcinos_TLC_ColombiaLos porcicultores del país se han tenido que enfrentar a múltiples situaciones comerciales que han estado a punto de sacarlos del mercado.

Por ejemplo, la entrada de carne de Estados Unidos y de Chile, donde los costos de producción son mucho menores y no hay espacio para la competitividad.

Muestra de lo anterior, fueron las importaciones de 2011 que llegaron a las 16 mil toneladas, el doble de lo acontecido en 2010.

Sin embargo, ahora tienen otro “chicharrón”, el más difícil de tragar: la Alianza del Pacífico.

De acuerdo con Carlos Alberto Maya Calle, director ejecutivo de la Asociación Colombiana de Porcicultores, Asoporcicultores, se le ha solicitado de manera reiterada al presidente de la República, Juan Manuel Santos Calderón, “que la carne de cerdo sea excluida de la negociación dado que no hay interés alguno en el mercado de los países integrantes de la Alianza y por el contrario se generan nuevas amenazas para nuestros productores”.

Según el directivo gremial, el mismo Minagricultura le ha pedido al Mincomercio la exclusión de los productos más sensibles, como la carne de cerdo, pero no le han hecho caso.

Según Maya Calle, “después de las negociaciones en los Tratados de Libre Comercio con Canadá y Estados Unidos, la Alianza del Pacífico incrementaría la amenaza oscureciendo el horizonte especialmente para pequeños y medianos productores que eventualmente tendrían que dejar la actividad. De no ser excluidos de este acuerdo, el Gobierno deberá hacerse responsable por el deterioro de la industria porcícola nacional”.

Para el gremio, a pesar de la gravedad de la situación, la respuesta no se asoma, lo que hace aún más incierto el panorama para los productores de carne de cerdo en Colombia.

Para Maya Calle, el sector tenía grandes posibilidades, pero quedó muy resentido con las “pésimas negociaciones efectuadas en los TLC con Canadá y Estados Unidos”.

En su concepto, fueron muy flanqueados y ahora, se les rematará con la Alianza, donde se entregó todo a cambio de nada.

La sanidad

Para Maya Calle la industria colombiana quedaría muy expuesta, ante las fuertes amenazas entre las que se encuentran:

* El estatus sanitario de los países que integran la Alianza no permitiría ni en el mediano plazo colocar carne en esos países.

* México es importador de EU, pero regula su mercado exportando. Ahora, podría hacerlo hacia Colombia, pero con carne que se produce en los Estados Unidos, uno de los productores más fuertes y eficientes del mundo a la hora de sacar “chuletas”. Tiene a su haber, los subsidios que EU otorga a sus productores, los cuales llegan al mercado interno con 10,1 millones de toneladas de esa carne, de las cuales el 30% va para afuera de su territorio.

* Hay 16 países observadores que quieren ingresar a la Alianza. Se desgravaría todo el sector y sería la estocada final.

* Los porcicultores argumentan que han trabajado durante mucho tiempo incentivando el consumo per cápita el cual hoy es de 5,7 kilos. Ese trabajo, ahora, lo recogerán los importadores pues es barato traer que producir.

La exposición

Una de la grandes fortalezas del sector porcícola colombiano es su sanidad.

Hoy día se tienen zonas libres de Peste Porcina Clásica, PCC, en Colombia. De acuerdo con las proyecciones y los programas de erradicación, al terminar 2013 estaría libre todo el territorio nacional. Más del 70% de la producción tecnificada es libre de esa enfermedad, que cierra las puertas de cualquier mecado externo.

Entre las debilidades se tienen los altos costos de producción, pues la materia prima, el maíz, base de la alimentación de los animales, se tiene que importar.

Igualmente, mientras en los países desarrollados la producción se concentra en grandes empresas, acá el negocio porcino está en manos de miles de familias campesinas, las cuales deben organizarse en unidades productivas.

Vanguardia Liberal.