Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en el título
Buscar en el contenido
Post Type Selectors
Filtrar por categoría
Actualidad Industrial
Agro
Apunte Económico
Bernardo Useche
Blog
Boletín del sector agropecuario
Boletín mensual
Boletines
Cambio Climático
Cartilla
Cedetrabajo en las regiones
Ciencia
Comercio exterior
Comunicados de prensa
Enrique Daza
Eventos
Género
Helen Rojas
Helen Rojas
Industria
Informe SIA
Internacional
Investigaciones
Justicia Tributaria
Leonardo Jiménez
Mercado Laboral
Miguel Ángel Rodríguez
Nuestros análisis
Problemática Social
Publicaciones
Salud

La cumbre de los BRICS en agosto: cambios en la geopolítica mundial

Ago 23, 2023

*Imagen Sputnik / Grigory Sysoev

Por Enrique Daza, director de Cedetrabajo.

La cumbre de los BRICS, en agosto, va a traer con seguridad cambios tectónicos en la geopolítica mundial. Más de 34 países han anunciado su participación y una veintena han solicitado su incorporación al grupo.

Los BRICS, Brasil, Rusia, India, China y Suráfrica, han mantenido una actitud neutral o crítica ante la acción de la OTAN en Ucrania y está cobrando un enorme protagonismo en los asuntos internacionales.

Del grupo se habla desde 2001, pero solo se conformó como tal en 2006. Reúne cinco de las economías más importantes del mundo, con un PIB, sumado, superior a los 26 billones de dólares, mayor incluso que el de Estados Unidos, de 23 billones. Rusia, Brasil, India y China se encuentra entre los diez países más grandes en superficie y en número de habitantes.  Los BRICS pasaron en 20 años de tener el 5% al 25% del PIB mundial.

Los BRICS han organizado catorce cumbres y en tan corto tiempo han logrado identificarse en asuntos básicos, varios de los cuales desafían la arquitectura económica de posguerra y, en especial, la agresiva política de la OTAN.

Una arquitectura económica distinta

En 2013, en la V cumbre, los BRICS discutieron la idea de crear un banco propio, el Nuevo Banco de Desarrollo, y le asignaron un capital de 100.000 millones de dólares. Comenzó a operar en abril de 2016, cuando aprobó los primeros créditos. Un poco después crearon el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura, con un capital de 100.000 millones de dólares, alrededor de cinco veces mayor que el patrimonio del BID, doce veces el del Banco Latinoamericano de Desarrollo, tres veces el del BNDES de Brasil y dos veces y medio el patrimonio del Banco Mundial. Si a esto le añadimos que China tiene cuatro de los seis bancos más grandes del mundo por su capitalización bursátil, se puede apreciar el importante peso de los BRICS en el terreno financiero.

En los documentos fundacionales y las declaraciones de sus protagonistas, ambos bancos y en general los BRICS critican la hegemonía norteamericana, el sistema del Banco Mundial y la destinación de los créditos al crecimiento. Y afirman que destinarán sus recursos al desarrollo centrado en la construcción de infraestructura y a subsanar vacíos en la disponibilidad de recursos de inversión.

Como alternativa al Fondo Monetario Internacional, crearon el Fondo Común de Reservas Monetarias con 100.000 millones de dólares, concebido como un fondo de emergencia en caso de crisis. Han fortalecido además su comercio bilateral, que crece a un ritmo superior al crecimiento del comercio mundial.

Los BRICS representan el 20% del comercio mundial y el 42% de la población del planeta. Como tienden a aumentar el comercio en sus respectivas monedas nacionales, han dicho que el próximo 22 de agosto, en Johannesburgo, establecerán una nueva moneda para sus intercambios.

Un punto de identidad en los BRICS es la crítica al Banco Mundial, al FMI y al dominio del dólar como divisa internacional, herencia de la Segunda Guerra Mundial. Podría afirmarse que dan mayor importancia a asegurar los flujos comerciales que a la suscripción de tratados de libre comercio. Cuestionan lo que se llama la gobernanza económica mundial, pero algunos de ellos exigen al tiempo una mayor participación en las decisiones de las instituciones tradicionales y establecen mecanismos de cooperación con estas.

Recomendamos |Pobreza en Bolívar y las elecciones regionales.

En buena medida, los cinco países impulsan proyectos nacionales de desarrollo, no son miembros de la OCDE, defienden el papel activo del Estado y protegen su mercado interno con lo que se ha llamado neoproteccionismo o proteccionismo inteligente, que no es sino la mezcla de políticas macroeconómicas, tecnológicas y culturales para que sus naciones no se disuelvan en el torbellino de la globalización.

En diciembre de 2015, el FMI incorporó el renminbi o yuan –junto al dólar, el euro, el yen y la libra esterlina– a las monedas que el Fondo utiliza como activo internacional. La cesta del FMI estará entonces compuesta por 47,7% de dólares, 30,9% de euros, 10,9% de renmimbis, 8,3% de yenes y 8,09% de libras esterlinas.

La geopolítica de los BRICS

Los BRICS ha cultivado hace años la amistad con países de África. Lo demuestra la pertenencia de Suráfrica a este grupo, a pesar de ser una economía que no se encuentra entre las veinte primeras del mundo. Para Brasil la relación con África ha sido una prioridad. La compañía brasileña Embraer ha vendido aviones Súper Tucano a diferentes países africanos. China tiene fuerte presencia en África, especialmente en el ámbito de la infraestructura y los recursos naturales.

A la iniciativa china de la Nueva Ruta de la Seda, que incluye multimillonarias inversiones en infraestructura y comunicaciones, se han vinculado decenas de países, mientras que las potencias occidentales no ofrecen una alternativa similar. Los planes de Estados Unidos y Europa que pretenden competir con ella no han logrado ni su viabilidad ni su alcance.

La próxima cumbre en África cobra una especial importancia simbólica en momento en que varios países del Sahel, cinturón entre el Sahara y la zona selvática de África, atraviesa por una situación explosiva de rebelión contra las potencias colonialistas, especialmente Francia.

Los BRICS están rodeados de todo un sistema de alianzas y de acuerdos políticos y de cooperación que amplían su influencia, la cual a veces es subestimada por los medios occidentales. Un caso es la organización de Cooperación de Shanghái, integrada por China, India, Kazajstán, Kirguistán, Rusia, Pakistán, Tayikistán y Uzbekistán y seis asociados Armenia, Azerbaiyán, Camboya, Nepal, Sri Lanka y Turquía.

También está la Asociación del Sur de Asia para la Cooperación Regional con Bután, Nepal y Bangladesh, más dentro de la esfera de influencia india. También todos cultivan estrechos nexos con Irán y Siria. Y Brasil lideró la reconstrucción de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, Celac.

China es el socio más fuerte. Ejerce un creciente liderazgo mundial de la mano de sus enormes inversiones y por ser el mayor socio comercial de la mayoría de los países del mundo. El Banco de Desarrollo de China realiza más préstamos que el Banco Mundial y el asiático gigante asiático acumula la mayor cantidad de reservas en divisas del mundo, con cuatro billones de dólares, el 40 % del total.

Rusia dispone de una fuerza nuclear importante, tal vez incluso superior a la de Estados Unidos. La guerra en Ucrania ha puesto de presente el enorme poderío militar ruso, que no ha podido ser derrotado por la alianza de todos los países de la OTAN. Pero hay una enorme desproporción entre lo militar y lo económico, porque la economía rusa es cinco veces inferior a la de Estados Unidos.

India y Brasil vienen pisando duro en lo económico. Y en política internacional, aspiran a formar parte del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Nota original publicada en Las 2 Orillas.

Comparte esta publicación

Publicaciones Relacionadas

Traducir »