• Categoría de la entrada:Sin categoría
a2
La Jornada, México

Una multitudinaria marcha en defensa de la educación pública se realizó ayer en esta capital y diversas ciudades de Argentina. Por primera vez participaron todas las federaciones estudiantiles y gremios docentes ante la grave situación que atraviesan las universidades: sin presupuesto para trabajar y enfrentando la demanda de aumentos salariales.

Esto sucede al final de una semana en la que se realizaron centenares de clases públicas, asambleas estudiantiles y tomas de facultades.

La Universidad de Buenos Aires enfrenta una situación precaria, pues sin más presupuesto en el segundo semestre y los incrementos en las tarifas de energía eléctrica –que han subido de 80 mil a 800 mil pesos, como sucede en la Universidad de La Matanza– no podrá pagar las cuentas y los salarios. El aumento ofrecido a los docentes es de 15 por ciento, cuando la inflación se ha disparado a más de 38 por ciento.

También marcharon médicos en demanda de aumento salarial e insumos para los hospitales.

Los estudiantes mantienen tomadasalgunas facultades, mientras en La Plata los docentes acompañaron el miércoles una marcha de miles de manifestantes de la Central de Trabajadores Argentinos (Autónoma), que se dirigió a la casa de gobierno de la provincia de Buenos Aires en protesta por la política de ajuste de la gobernadora, Eugenia Vidal, de la derechista alianza Cambiemos.

Por otra parte, la Conferencia Episcopal Argentina difundió un duro documento que entregó al presidente Mauricio Macri, titulado Bicentenario de la independencia: tiempo para el encuentro fraterno de los argentinos, en el que advierte sobre la situación de pobreza en el país.

“La gran familia de los argentinos está en riesgo y la casa que compartimos puede resquebrajarse… Hay que acompañar a las familias que viven en la pobreza. La inclusión social implica particularmente la integración de las que tienen más carencias”, señaló.

Añaden los religiosos que la independencia y libertad proclamadas hace dos siglos, no siempre se tradujeron en tiempo de paz y progreso para todos, ya queprovincias sin recursos y familias pobres sin casa, con muchos argentinos al borde o fuera del sistema laboral, no reflejan las aspiraciones federales de los congresales en Tucumán, en referencia al bicentenario de la independencia argentina, a celebrarse el próximo 9 de julio.