¿Qué nos ha dejado el telescopio Hubble en sus primeros 25 años?

  • Categoría de la entrada:Sin categoría
HUM
Por: Adriana C. Ocampo y Mario R. Pérez / El Espectador, mayo 1 de 2015

Andriana Ocampo, colombiana y ejecutiva de la NASA, y Mario Pérez, astrofísico de la misma entidad, relatan para El Espectador la importancia de este artefacto.

¿Cuál es el telescopio astronómico más popular en el mundo? Sin duda, y muy lejos de otras alternativas, es el Hubble. Su nombre fue dado en memoria del famoso pionero observador y astrónomo norteamericano, Edwin Hubble. Este observatorio ha llegado a conocerse como el “telescopio del pueblo” ya que una gran porción de las personas con acceso a revistas, diarios e internet, conoce y ha disfrutado las múltiples e intrigantes imágenes captadas por su lente en las últimas dos décadas y media.

El pasado viernes 24 de abril, se cumplieron 25 años de su lanzamiento, hecho por la NASA (National Aeronautics and Space Administration) en el transbordador espacial Discovery. Fue en 1990.

Sin embargo, no todo empezó con éxito. De hecho, en junio de 1990, después de tomar las primeras imágenes, se descubrió que la superficie del espejo primario de 2,4 metros no se había pulido con perfección produciendo una aberración óptica que se manifestaba como un desenfoque del telescopio. Después de muchos análisis ópticos se decidió mandar una misión de servicio del transbordador espacial a repararlo y reponer la visión con una especie de antejos. Se hizo con un instrumento llamado COSTAR (Corrective Optics Space Telescope Axial Replacement) diseñado especialmente para corregir este desenfoque.

Esta nueva herramienta fue instalada en 1993 y logró subsanar por completo el error óptico inicial. Aquella reparación fue la primera de cinco visitas similares que se hicieron para intercambiar instrumentos de observación, paneles solares, elementos de estabilidad y otros dispositivos electrónicos de procesamiento de información y datos.

Debido a la posición en baja órbita de Hubble, de unos 600 kilómetros de altura, es posible visitarlo y cambiar su instrumentación, lo cual ha sido la razón de su longevidad. Las restantes cuatro visitas que se hicieron para repararlo tuvieron lugar en 1997, 1999, 2002 y 2009. Estos arreglos incrementales han mantenido al telescopio con nuevas cámaras, baterías y circuitos electrónicos. Y a pesar de sus 25 años, sigue produciendo a un nivel alto de rendimiento más que en el resto de toda su existencia.

Hubble tuvo que vencer la adversidad y eso lo hace ser parte del drama humano: la historia de fracaso inicial y de éxito posterior tiene los elementos de redención de una historia del hombre. Incluso Stephen Hawking, el físico teórico más famoso del mundo, tiene una afinidad especial con Hubble. Ambos son pioneros y han hecho enormes e importantes avances científicos, mientras que luchan contra la adversidad y ambos terminan triunfando en el esfuerzo de entender y explicar el universo.

Por un cuarto de siglo Hubble ha sido el observador colectivo de la humanidad y ha observado cientos de objetos que nos han mostrado la inmensidad y belleza del universo. Estos objetos incluyen planetas de nuestro sistema solar y centenares de estrellas, nebulosas planetarias, pulsares, cúmulos de estrellas, galaxias, cuásares y galaxias. Ya ha tomado más de 1 millón de imágenes tanto de detección directa como de espectroscopia de objetos de interés. El número de publicaciones científicas ya superan los 12 mil artículos. Todos han contribuido a dilucidar enigmas tanto en las ciencias planetarias como en muchos campos de la astronomía.

Entre las contribuciones importantes del telescopio espacial se encuentran las observaciones de explosiones de supernovas a diferentes distancias o corrimientos al rojo que formaron la base de la confirmación de la aceleración de la expansión del universo. Estas observaciones, agregadas a los datos obtenidos desde telescopios terrestres, fueron importantes para convencer a dos grupos de investigadores norteamericanos de que sí hay fuerzas o energías repulsivas en el universo que generan esta expansión a grandes escalas. Fue así como en 2011 estos grupos representados por Adam Riess, quien en colaboración con Brian Schmidt y Saul Perlmutter, compartieron el premio Nobel de Física por estos descubrimientos.

Toda la información bajada desde el Hubble se archiva para usos posteriores de futuros investigadores. Hoy en día alrededor del 50% de todos los artículos publicados con sus datos son basados en información que se guarda en el banco de información conocido como Mikulski Archive for Space Telescopes (MAST).

Otro aspecto importante es que el telescopio espacial es manejado internacionalmente por la NASA, la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Agencia Espacial Canadiense (CAS). Investigadores de más de 35 países han participado en las observaciones, análisis y publicaciones de resultados científicos. Sin duda, las colaboraciones establecidas a través de las investigaciones originadas por la información capturada por Hubble han contribuido al avance internacional científico y a un mayor entendimiento entre la comunidad mundial.

 

Una foto inédita 

 

Para celebrar las bodas de plata del Hubble la NASA y la ESA presentaron una imagen inédita de fuegos artificiales producidos por un grupo de 3.000 estrellas llamado Westerlund 2. Este cúmulo reside dentro de una nebulosa estelar conocida como Gum 29, que se encuentra a unos 20.000 años luz de distancia en la constelación de Carina. El cúmulo relativamente joven de estrellas, de solo unos 2 millones de años de edad, contiene algunas de las estrellas más masivas, brillantes y calientes de nuestra galaxia.

 

Todos en la comunidad científica esperamos y deseamos que Hubble continúe explorando el universo por otros 25 o aún muchos años más.