• Categoría de la entrada:Sin categoría
an solo 71 días fue el tiempo que estuvo Rubén Darío Lizarralde como ministro de Agricultura. El empresario palmicultor y su proyecto de baldíos, que duró menos de 24 horas, subieron como palma y cayeron como coco.

Se espera que hoy a las 8 y 30 de la mañana Lizarralde presente su renuncia al presidente Juan Manuel Santos, quien confirmó ayer a las 9 y 53 de la noche que había pedido retirar la iniciativa rural.

Lizarralde había sido posesionado por Santos el pasado 11 de septiembre como una de las fichas clave del “equipo de lujo” para finalizar el tercer tiempo presidencial. El propio Mandatario lo había calificado como la persona más idónea para liderar las políticas del campo, el eterno olvidado de los gobiernos colombianos. Ahora, con el revés del proyecto de baldíos y la renuncia de Lizarralde, la locomotora del agro vuelve a quedar sin un maquinista y a la deriva.

Lizarralde había sido objeto de duras críticas y denuncias que hicieron especialmente el senador Jorge Enrique Robledo y el Representante Wilson Arias por el conflicto de intereses que tenía al haber sido directivo de empresas que dependen de la política agraria. El Ministro, quien fue gerente de Indupalma durante 19 años, había sido señalado por los congresistas por haber incurrido en una apropiación indebida de baldíos

Ayer, a un día de que Lizarralde hubiera radicado el proyecto de baldíos, el presidente Juan Manuel Santos finalmente dio fin al teléfono roto. Luego del episodio de descoordinación y falta de comunicación que protagonizaron ayer los ministros del Interior y de Agricultura, el presidente Santos afirmó ayer en horas de la noche que sí solicitó retirarlo.

“He pedido retirar proyecto sobre baldíos para garantizar que se ajuste a los principios que hemos establecido para el desarrollo rural”, dijo el mandatario a las 9 y 53 pm, a través de su cuenta de Twitter.

Ayer en horas de la mañana el ministro del Interior, Aurelio Iragorri, afirmó que el proyecto de baldíos había sido retirado por el Gobierno. “Debía terminarse un proceso de socialización y revisión de unos artículos que tenían que perfeccionarse mejor”, había dicho el funcionario en horas de la mañana a un grupo de periodistas.

Durante el día, asesores del Ministerio de Agricultura sostuvieron que la afirmación de Iragorri era falsa y que el proyecto seguía en pie. Incluso, el propio Lizarralde después de mantener silencio en casi todo el día respondió a LR diciendo que la iniciativa no se retiraba.

Tras horas de incertidumbre y de confusión por los diferentes anuncios, Iragorri rectificó en la noche sus anuncios, dijo que estaba mal informado y que la iniciativa iba a continuar su rumbo en el Congreso. “He podido constatar que el proyecto no ha sido retirado, el proyecto tampoco se puede retirar una vez presentado, a no ser que el Gobierno presente una proposición para retirarlo, cosa que no va a suceder”.

Pero fue su propio Jefe quien después contrarió las propias palabras del Ministro del Interior, al confirmar que sí había pedido retirar esta iniciativa, proyecto que Santos había prometido presentar al Congreso desde julio de este año.

El proyecto de baldíos, uno de los más esperados para resolver la inseguridad jurídica que hay sobre la inversión privada en el campo, había sido radicado el pasado miércoles a las 3 de la tare de manera sorpresiva por Lizarralde, incluso para el propio Santos. Éste se habría extrañado por la decisión de su Ministro, ya que el proyecto habría sido trabajado de manera secreta sin ser haber sido consultado el Gobierno.

La República.