• Categoría de la entrada:Sin categoría

Cada vez que luché por ti, te amé más. ¿Qué otro suelo hay, de almizcle y ámbar? ¿Y que otro horizonte, perfumado? Cada vez que tu tierra defendí, la rama de la existencia reverdecía y por encima de las cumbres, Palestina, mis alas se extendían.

Descargar (PDF, 12KB)