• Categoría de la entrada:Sin categoría
a7
El Tiempo 2 de marzo de 2016

Hay extrañeza en mercado por posición de negar de tajo cortes de energía, cuya posibilidad es real.

En contra de las previsiones de la firma XM, fuente oficial del mercado eléctrico, que advirtió sobre la posibilidad de que entre finales de marzo y comienzos de mayo habría que hacer cortes de luz una hora durante 12 días por falta de potencia en los momentos de mayor demanda, el Ministerio de Minas y Energía decidió jugársela al descartar de plano, con la información actual, la posibilidad de cortes o racionamientos de energía.

El ministro de Minas y Energía, Tomás González, aseguró que con la compra de energía de Ecuador, la utilización de un mayor nivel de agua de los embalses en la cantidad que se necesite, la operación plena del parque térmico y un plan de ahorro voluntario, por ahora la posibilidad de hacer cortes no se contempla.

“En este momento no estamos previendo ni cortes ni apagones ni racionamiento. En el momento en que vea que la situación cambia, el Gobierno será el primero en informarlo. En el momento, no hay ese riesgo”, enfatizó.

Y agregó que se utilizará el colchón de las reservas térmicas y se gastará más agua de lo previsto.

Pero tras descartarse la posibilidad de adelantar la jornada laboral para aprovechar una hora más de luz natural, en el mercado hubo sorpresa dada la tensión que se vive actualmente.

Menos lluvia

Por el lado del nivel de los embalses, la previsión de XM, presentada en un documento el pasado jueves, es que hacia finales de abril, incluyendo las importaciones de Ecuador, el nivel caiga al 18 por ciento en promedio, lo que indica que los más antiguos tendrían dificultades para generar (tendrían más barro que agua), porque hay que contar con un nivel de sedimentación que no permite producir.

Alejandro Lucio, director de Óptima Consultores, tiene una proyección más baja aún, pues teniendo en cuenta que el promedio de los aportes de lluvias ha sido más bajo en abril y mayo en los últimos tres años, que las térmicas estén a tope y que la gente ahorre, hacia mediados de mayo el nivel de los embalses podría bajar al 6 por ciento. “A mí no me cuadra que no vaya a haber racionamiento”, asegura el experto.

Y agrega que “bien sea por limitación en la producción efectiva de energía o por la disponibilidad de potencia del sistema, en especial en horas pico (10 de la mañana a 2 de la tarde y de 7 a 9 de la noche), consideramos alta la probabilidad de cortes en el suministro”.

Incluso, agrega que ahorrar más es difícil, pues con las altas temperaturas se está usando mucho más el aire acondicionado.

La realidad térmica

Por su parte, Alejandro Castañeda, director de la Asociación Colombiana de Empresas Generadoras (Andeg), gremio que agrupa las térmicas, señala que si bien estas centrales tienen actualmente el compromiso de entregar 100 gigavatios hora día de energía firme (real), hoy puede haber entre 10 y 12 gigavatios por fuera, no solo por las dificultades en la térmica Zona Franca Celsia, en Barranquilla, sino los mantenimientos en otras centrales.

Es decir, esta energía que no se genera debe cubrirse con un mayor consumo de agua de los embalses, cuyo nivel hoy es del 30 por ciento, porcentaje que se prevé baje más rápido por esta situación y porque las reservas de Guatapé, del 57 por ciento, no aportarán nada en los próximos dos meses, como mínimo.

Según conoció EL TIEMPO, el lunes en la noche, en una reunión del Minminas con algunos agentes del sector, el énfasis estuvo en el plan de ahorro voluntario que está diseñando la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg).

Sin embargo, tanto Alejandro Castañeda, de Andeg, como otras fuentes del sector, señalan que, ‘como todo lo de la Creg’, las medidas serán tardías y su aplicación se dará solo cuando el mayor riesgo haya pasado.

De acuerdo con Castañeda, por bien que salgan las cosas, en 15 días la Creg expediría dichas medidas y su aplicación solo se vería desde finales de mayo, por los ciclos de facturación.