Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en el título
Buscar en el contenido
Post Type Selectors
Filtrar por categoría
Actualidad Industrial
Agro
Apunte Económico
Bernardo Useche
Blog
Boletín del sector agropecuario
Boletín mensual
Boletines
Cambio Climático
Cartilla
Cedetrabajo en las regiones
Ciencia
Comercio exterior
Comunicados de prensa
Enrique Daza
Eventos
Género
Helen Rojas
Helen Rojas
Industria
Informe SIA
Internacional
Investigaciones
Justicia Tributaria
Leonardo Jiménez
Mercado Laboral
Miguel Ángel Rodríguez
Nuestros análisis
Problemática Social
Publicaciones
Salud

TLC México-Colombia: Claves para entender el desbalance comercial que nadie te cuenta

Feb 3, 2024

Escuche este artículo

La relación comercial entre Colombia y México, en el marco del Tratado de Libre Comercio (TLC), es una de las relaciones comerciales que ha significado mayores desequilibrios en la balanza comercial del país.
El TLC con México tuvo sus antecedentes en el Tratado del Grupo de los Tres (TLC-G3) firmado en 1994 por México, Colombia y Venezuela, como Acuerdo de Complementación Económica (ACE) No. 33 en la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI). Este acuerdo estableció plazos para la desgravación arancelaria en un lapso de diez años, siendo denunciado por Venezuela en 2006. En 2009, tras negociaciones de adecuación, se firmó el TLC con México, vigente desde 2011.

Los resultados para Colombia no son buenos en términos de exportaciones e importaciones. Las importaciones colombianas desde México, que eran de USD $835 millones en 2012, más que duplicaron su valor para llegar a USD $1.752 millones en 2022.

En cuanto a las exportaciones hacia México, en 2022 representaron el 3,1% del total de las exportaciones colombianas, posicionando a México como el quinto destino más importante. Los principales productos exportados incluyen hullas y briquetas, coques y semicoques, así como aceite de palma y sus fracciones.

Entradas relacionadas

Por otro lado, las importaciones desde México disminuyeron de USD $6.452 millones en 2012 a USD $4.174 millones en 2022. En este último año, representaron el 5,6% del total de importaciones colombianas, destacándose productos como monitores y proyectores, automóviles de turismo y tractores.

Esta dinámica comercial dejó una balanza comercial negativa para Colombia en 2022, con un déficit de USD $2.231 millones. Desde la entrada en vigor del TLC en 2011, el déficit promedio anual aumentó a USD $3.084 millones. 

Según el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo de Colombia (MinCIT), la balanza comercial entre México y Colombia ha sido consistentemente deficitaria desde 1995 hasta 2022. En 2022, el déficit fue de USD $2.231 millones.

Este desequilibrio se explica en parte por la presencia de grandes compañías estadounidenses en México, participando activamente en el comercio intra-firma y en las cadenas globales de valor en América Latina.

A pesar de las expectativas de beneficios mutuos, las importaciones colombianas desde México se han duplicado, superando las exportaciones y resultando en un déficit de USD $2.231 millones en 2022.

En 2022, el 99,1% de las importaciones desde México fueron de productos no minero-energéticos, mientras que el 60,1% de las exportaciones hacia México también fueron de productos no minero-energéticos, evidenciando una dinámica de comercio intra-industrial, especialmente en los sectores agropecuario, agroindustrial y de la industria liviana, con posibles encadenamientos productivos (MinCIT, 2023).

Según el MinCIT, existen indicios de comercio intra-industrial en las exportaciones de Colombia hacia México en los sectores agropecuario, agroindustrial y de la industria liviana, por lo que se presentan encadenamientos productivos.

El desbalance comercial entre Colombia y México bajo el Tratado de Libre Comercio es motivo de preocupación. A pesar de las expectativas de beneficios mutuos, las importaciones colombianas desde México han duplicado las exportaciones, generando un déficit significativo.

Este desequilibrio persistente, agravado por la presencia de grandes compañías estadounidenses en México, ha resultado en una balanza comercial consistentemente deficitaria desde mil novecientos noventa y cinco.

Aunque hay indicios de comercio intra-industrial con posibles encadenamientos productivos en sectores específicos, la necesidad de replantear o revisar el tratado para corregir la desigualdad comercial es evidente.

Es hora de reflexionar sobre la relación comercial actual para garantizar beneficios equitativos y sostenibles para ambas naciones.

Comparte esta publicación

Publicaciones Relacionadas

Traducir »