• Categoría de la entrada:Sin categoría

POLITICA_AGRARIA_COMUNITARIALibardo Gómez Sánchez, Diario del Huila, Neiva, septiembre 2 de 2013

Quienes de buena fe tenían dudas respecto al impacto devastador que sobre el agro y la industria nacional tiene el libre comercio las vienen dilucidando en carne propia con afectaciones demoledoras y que terminan haciéndose extensivas a toda la sociedad. El panorama nacional de protestas alrededor del Paro Agrario, en el que desafortunadamente también pelechan intereses distintos a los de los agricultores, desnudan la vulnerabilidad de la producción nacional frente a economías fuertemente subsidiadas como la norteamericana y las naciones de la Unión Europea

Resulta repugnante ver a los Congresistas de la Unidad Nacional ahora haciendo la pantomima de un gran dolor por la suerte de los agricultores cuando a sabiendas votaron sin chistar la aprobación de los TLC´s y las leyes que apuntalan la concepción neoliberal en el manejo de lo público, en el caso del Huila no se escapa ninguno.

El Gobierno recurre a la simulación para engañar a la opinión pública a la que pretende hacerle creer que ha hecho aportes y propuestas suficientes a los agricultores, esta semana por ejemplo en relación con la exigencia de los productores de controlar los precios de los insumos y fertilizantes de tal manera que no cuesten más de tres veces lo que valen en los países vecinos, Santos con bombos y platillos salió a decir que les reducía los aranceles y los incorporaría a un régimen de libertad vigilada, al que no conoce el tema esto puede sonar a música de ángeles, pero la verdad es que con TLC la mayoría de los aranceles son cero y en los que existe algún porcentaje este es muy limitado y corresponde a productos de baja demanda, de tal suerte que los montos de rebaja son mínimos y por otra parte la libertad vigilada viene operando hace varios años permitiéndole a las multinacionales cobrar el precio que se les viene en gana, así que no está ofreciendo nada nuevo.

Los acuerdos de Libre Comercio son como un matrimonio- en el que la luna de miel es únicamente para los monopolios- se firman para toda la vida pero en el camino se pueden terminar, mientras que esto ocurre no tienen los productores alternativa distinta a reclamarle al gobierno que los compense por los perjuicios que les ocasiona, para que no deban hacerlo reiteradamente debe aprobarse una ley de la república que destine permanentemente los recursos necesarios para atender estos desbalances y así pueda retornar la tranquilidad a los campos y carreteras de Colombia.