• Categoría de la entrada:Sin categoría
La tasa de cambio, los altos costos de producción y los precios internacionales deprimidos se han convertido en los males de la agroindustria azucarera.

Así lo dijo el presidente de Asocaña, Luis Fernando Londoño Capurro, quien además advirtió que por cuenta de estos fenómenos los cañicultores e ingenios han visto caer 34,5% sus ingresos.

¿Cuál es el balance del sector en lo corrido del año?
La caída de los precios internacionales implicó un deterioro en los ingresos de la agroindustria. Además, los niveles de producción por efectos tardíos del invierno tuvieron un impacto en la productividad. Menos producción y precios bajos, sin duda, han afectado el desarrollo económico del sector.

¿A qué niveles han visto caer los ingresos y la producción?
Los ingresos de la agroindustria azucarera se han reducido en 34,50%. Por su parte, la producción total de azúcar se redujo 18%, pasó de 813.224 toneladas a 668.060 toneladas.

¿Con el Fepa compensan?
Sin duda, la adopción del Fondo de Estabilización de Precios del azúcar ha permitido mitigar los efectos negativos de la distorsión mundial de precios.

A su juicio, ¿los precios deprimidos son la base de la crisis del sector azucarero y en general del agro?
El problema de fondo del agro colombiano está íntimamente relacionado con la tasa de cambio. La revaluación que ha sufrido el país desde que se inició la apertura económica ha afectado notoriamente al sector. Yo sostengo que la revaluación es el cáncer del aparato productivo nacional. Cuando se junta este efecto de la revaluación con los precios internacionales deprimidos el efecto es perverso. Y si a eso le agregamos que los costos de producción han aumentado, pues tenemos que los egresos han aumentado y los ingresos han caído, por tanto hay rentabilidad negativa.

Se habla de un rezago del sector, ¿qué piensa al respecto?
Cuando nos comparamos con otros países, alegremente se dice que la productividad es mala, que no estamos generando valor agregado y eso no es cierto. El sector nuestro tiene el nivel de productividad más alto del mundo. El valor agregado que le damos cada vez más a los productos derivados de la caña de azúcar es indiscutible. Pasamos de producir y exportar azúcar crudo, a azúcares especiales. Además de bioetanol y energía a partir del bagazo de caña. Lo que sí hay que entrar a comparar con otros países como Estados Unidos, la Unión Europea y Brasil son los subsidios. Adicional a la tasa de cambio, nosotros no tenemos cómo competir por los subsidios que les dan a los productores agrícolas en otros países.

¿Entonces está de acuerdo con que el Gobierno base la agricultura nacional en subsidios?
Así como nosotros miramos a Estados Unidos y a la Unión Europea como modelo a seguir, entonces que también miren lo que hacen en protección a la agroindustria. Son países con niveles de productividad muy altos, producción a gran escala, tecnología de punta, pero subsidian y devalúan para bien de los productores nacionales.

Qué pasaría si a la tasa de cambio en Colombia se le da un manejo como se lo han dado en Brasil y en Estados Unidos para proteger el aparato productivo. Por qué ellos sí pueden tomar medidas para defender la producción nacional y nosotros no. Eso es lo que me cuesta entender.

¿Qué tiene para decir sobre la presunta conformación de un cartel en el sector para frenar las importaciones?
Estoy muy tranquilo porque en Asocaña no hemos violado en lo más mínimo las normas relacionadas con la competencia. El gremio no vende, ni compra azúcar. Me llama la atención que se incrementen las importaciones de azúcar a lo largo de los años y se sugiera que hay obstaculización de las importaciones. Eso para mí es contradictorio. Hay que esperar pues ya se han aportado las pruebas que van a demostrar que esas acusaciones no son ciertas.

¿Cómo es eso de que grandes conglomerados están detrás del caso del cartel?
Entre más poderosa es la industria transformadora hace hasta lo imposible por comprar al menor precio posible. Eso es lícito siempre y cuando se haga a través de los canales normales de negociación, lo que me cuesta trabajo es asimilar por qué para alcanzar esos objetivos acudan a entidades tan respetables como la Superintendencia de Industria y Comercio.

¿A qué firmas se refiere?
No me quiero meter en los detalles de los expedientes.

La opinión

Mauricio Iragorri
Gerente del ingenio Mayagüez

“Los precios internacionales del azúcar, que cayeron a niveles muy bajos, la revaluación y una menor productividad por el invierno, nos han golpeado”

La República..