Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en el título
Buscar en el contenido
Post Type Selectors
Filtrar por categoría
Actualidad Industrial
Agro
Apunte Económico
Bernardo Useche
Blog
Boletín del sector agropecuario
Boletín mensual
Boletines
Cambio Climático
Cartilla
Cedetrabajo en las regiones
Ciencia
Comercio exterior
Comunicados de prensa
Enrique Daza
Eventos
Género
Helen Rojas
Helen Rojas
Industria
Informe SIA
Internacional
Investigaciones
Justicia Tributaria
Leonardo Jiménez
Mercado Laboral
Miguel Ángel Rodríguez
Nuestros análisis
Problemática Social
Publicaciones
Salud

¿Hacia dónde apunta la reforma pensional? “una ley de las mujeres”

Jun 29, 2023

Por Helen Alexa Rojas Montenegro – asistente de Investigaciones y asuntos de Género de Cedetrabajo.

En los últimos meses, gran parte del debate nacional ha girado en torno a la necesidad de reformar el sistema pensional debido a la desigualdad estructural en este mecanismo de protección social. Este derecho, conquistado por la clase trabajadora, enfrenta  barreras de acceso y cobertura que se profundizan con la ubicación geográfica, el estrato, la etnia o el sexo.

El proyecto de reforma pensional del gobierno de Gustavo Petro fue aprobado en primer debate, de la Comisión VII del Senado, con vacíos importantes en términos de equidad de género.

Paradójicamente, el 6 de junio 2023 la Corte Constitucional emitió la Sentencia C-197 de 2023, que declaró la inconstitucionalidad del artículo 9° de la Ley 797 de 2003. El cual establecía que las mujeres debían tener 1300 semanas de cotización para acceder a la pensión de vejez, igual que los hombres. Con la Sentencia esto se reducirá a 1000 semanas, una garantía que se tendrá que implementar en la próxima reforma pensional.

Para comprender lo que está en juego con estos cambios legislativos, es necesario analizar hasta qué punto llega el proyecto de reforma pensional y cuáles son los alcances reales del Fallo en materia de género.

¿Un Proyecto de reforma pensional equitativo con las mujeres?

El proyecto de reforma pensional titulado ‘Cambio por la vejez’ propone cuatro pilares: Solidario, Semicontributivo, Contributivo y Ahorro voluntario. De los cuales, solo el Pilar Contributivo aborda un enfoque diferencial a favor de las mujeres.

Como reconocimiento al trabajo no remunerado de las mujeres que cumplen la edad mínima para acceder a la pensión, en el pilar contributivo las mujeres podrán obtener el beneficio de disminuir 50 semanas por cada hijo criado, con un límite máximo de 150 semanas por un máximo de tres hijos, como lo señala el artículo 36 de la Propuesta.

Sin embargo, este beneficio solo se aplicará a las mujeres que no alcancen a completar el mínimo de las semanas establecidas y no se podrá utilizar para “incrementos adicionales a las semanas mínimas requeridas con el fin de aumentar la tasa de reemplazo”. Es decir, este beneficio no funcionará como medida de realizar incrementos en el cálculo de pensión que recibirán las mujeres.

El proyecto inicial se quedó corto

La propuesta de Petro no tuvo en cuenta fallas estructurales en materia de género, como la desigualdad en el número de semanas para acceder a la pensión. Según Colpensiones, el 46% de los cotizantes de pensiones son mujeres, pero solo el 12% de ellas logra jubilarse.

En el documento inicial de la reforma, el único artículo que establece beneficios pensionales para las mujeres se limita únicamente a las actividades de cuidado, como la crianza. Esto desconoce no sólo las desigualdades estructurales, sino también que el cuidado no se limita exclusivamente a la maternidad. Recientemente, la Corte Constitucional identificó esta limitación a través de la sentencia C-197 de 2023, que establece el derecho general a estos beneficios sin discriminación alguna

En concreto, en el artículo 36, la Corte señala que las mujeres que no cumplan con las semanas exigidas por el Régimen de Prima Media (ahora 1000 semanas) podrían pensionarse con 850 semanas si tienen 3 hijos. Sin embargo, la aplicabilidad dependerá de las disposiciones que defina el Congreso.

La reforma establece dos excepciones adicionales. Primero, el Pilar Solidario, en el cual se les otorga una renta de aproximadamente $223.800 mensuales a las personas mayores de 65 años, una cifra inferior a la propuesta inicialmente, que correspondía a medio salario mínimo. Segundo, el Pilar Semicontributivo entrega una renta vitalicia a las personas que no lograron cumplir las semanas de cotización, con el requisito de ser mayor de 65 años y haber cotizado un mínimo de 150 semanas y un máximo de 999 semanas.

En ambos pilares no se tiene en cuenta un enfoque diferencial con perspectiva de género, lo que significa que las mujeres que quieran acceder a estos beneficios tendrán que estar ocho (8) años fuera del régimen pensional.

“Una ley para las mujeres”

La propuesta de reforma pensional es insuficiente para cerrar las brechas de género existentes en el país. La mayoría de los adultos mayores son mujeres, tienen menos posibilidades de acceder a un ingreso seguro y enfrentan la sobrecarga de trabajo doméstico y de cuidado.

El problema de fondo radica en la falta de una política de desarrollo productivo que genere riqueza y proporcione empleo formal y digno para las mujeres. Una reforma pensional debe estar acompañada de un cambio en el modelo productivo que implica renegociar los TLC para corregir los problemas del mercado laboral y tener un sistema de seguridad social más saludable financieramente.

Recomendamos |Adolescencia: años de “tormenta y estrés”

Comparte esta publicación

Publicaciones Relacionadas

Traducir »