• Categoría de la entrada:Sin categoría

Mauricio-Ospina_Polo“En realidad no hay grandes transformaciones del modelo, tal y como engañosa y falsamente anunció el Gobierno en su momento”, afirmó el senador polista Mauricio Ospina Gómez al presentar ponencia negativa al proyecto de reforma del sector. Dijo que dicha reforma no garantiza el derecho fundamental de la salud y existe una pésima prestación de servicios.

“Las propuestas del gobierno para superar la crisis de la salud han sido inadecuadas e inapropiadamente formuladas, frente a las condiciones y presupuestos que se requieren solucionar la crisis de la salud de los colombianos”, aseguró el senador Ospina Gómez, del Polo Democrático Alternativo.

En un profundo y completo estudio, el senador Ospina Gómez sustenta política y jurídicamente, y con el sentido común, la inconveniencia del texto presentado a consideración del Congreso de la República.

Dijo Ospina Gómez que  “el proyecto no garantiza el derecho fundamental de la salud y existe una pésima prestación de servicios. El actual modelo ha hecho sumir al sistema de salud en una profunda crisis, de la cual no es posible salir si se mantiene la estructura del sistema actual como eje fundamental del anhelado y falsamente anunciado ‘nuevo’ modelo del sistema de salud”.

Dentro de los puntos centrales de su ponencia negativa, se destacan entre otros, que en Colombia no existe garantía del derecho fundamental a la salud; se han generado diversas barreras de acceso por parte de los actores del sistema (IPS, EPS y Entes Territoriales); falta de oportunidad en la asignación de citas médicas. (agendas llenas y disponibilidad hasta dentro de cuatro o cinco meses); filas interminables para la atención, falta de oportunidad en la atención; inadecuado cubrimiento y padecimiento administrativo a las que se deben someter colombianos por sufrir enfermedades catastróficas y de alto costo.

En su explicación, el congresista Ospina aseveró que “en Colombia no existe garantía del derecho fundamental a la salud. Se han generado diversas barreras de acceso por parte de los actores del sistema (IPS, EPS y Entes Territoriales).

De esta forma –afirmó el congresista del Polo– la racionalidad económica de la libre competencia en salud por parte de los aseguradores (EPS) los llevó a concebir la salud como un gran negocio y no como un derecho.  Si bien comprendemos que la operación de una empresa tiene como fundamento obtener ganancias, lo que no podemos aceptar es que las ganancias en el sector salud tengan un margen exagerado o exorbitante y que se consiga a costa de la salud de los colombianos”.

Dijo que “la salida de crear un fondo único con funciones de administración de los recursos es muy inteligente, pero otorgarles el poder completo a los Gestores, hoy EPS, para que manejen los recursos del sistema mediante la figura de la fiducia merece total reproche.  Las EPS realizaron actos de corrupción inimaginables y se apoderaron de miles de millones de pesos. Con la reforma se les otorga nuevamente el manejo y control total de los recursos y se les premia con una gran Entidad, cuyo gasto es asumido por el Estado, quien manejará al mejor estilo de una fiduciaria, los recursos públicos de la salud”.

El senador Ospina Gómez, finalizó diciendo que “la reforma no avanza en la dirección correcta, pues sigue estableciendo un plan de beneficios, al cual denominará Mi-Plan, en donde se establecerá un listado de servicios y tecnologías aprobadas para su uso en el país, es decir, seguirá existiendo un listado, aunque se desconoce a ciencia cierta cómo se establecerá, pues la reforma no plantea cuáles serán los criterios que se utilizarán para la elaboración de dicho listado.

Puntualizó que “ esta reforma no responde a los retos que debemos enfrentar para regular un sistema en beneficio de la salud integral de los colombianos, teniendo en cuenta que mantiene en su eje estructural el mismo modelo que hoy está en crisis, tal y como quedó demostrado en esta ponencia”.